Al igual que el resto de las academias de la lengua del mundo panhispánico, esta academia tiene por objetivos:

–    conservar y enriquecer el español hablado en el territorio uruguayo;
–    promover el desarrollo y la difusión de la variedad de .

Esta academia fue creada por el Decreto-Ley N.° 10.360, del 10 de febrero de 1943.

Algunos académicos

Francisco Bauzá: periodista, político y escritor, es reconocido por su hito en la historiografía uruguaya Historia de la dominación española en el Uruguay. Otras obras de importancia son: Estudios literarios, Estudios constitucionales, Estudios teórico-prácticos sobre la institución del Banco Nacional, Ensayos sobre la formación de una clase media y Los poetas de la revolución. Interesado en distintas problemáticas de su época: economía, problemas sociales, religión, derecho, pedagogía y literatura, fue el primer presidente del Círculo Católico de Obreros. Célebre por su elocuencia, fue varias veces diputado y senador, ministro plenipotenciario en Brasil y Ministro de Gobierno de su país.

Juan Zorrilla de San Martín: escritor, periodista, docente y diplomático. Fue juez letrado departamental de Montevideo, diputado electo por Montevideo, activista católico, fundador del diario El Bien Público, y diplomático en España, Francia y el Vaticano. Escribió tanto poemas como ensayos. Entre sus poemas, cabe destacar: Notas de un himno, La leyenda patria, Tabaré, La epopeya de Artigas, El ángel de los charrúas, Imposible, Odio y amor, Siemprevivas, Tú y yo, Himno al árbol y Vestales. Entre sus ensayos, cabe destacar: Discurso de La Rábida, Resonancia del camino, Huerto cerrado, Conferencias y discursos, Detalles de la historia rioplatense, El sermón de la paz, El libro de Ruth, Ituzaingó, Artigas, Decadencia y Renacimiento.

Hace unos años la Real Academia Española incorporó unos 1.000 uruguayismos analizados en “1.000 palabras del español del Uruguay”, a cargo de la . Y está por publicar un diccionario de uruguayismos tales como:

–    abombado: tonto, inepto
–    bagre: mujer fea
–    fletar: rechazar o expulsar a alguien de un lugar
–    gaita: gallego, por extensión, cualquier español
–    garronero: pedigüeño, aprovechador
–    garufa: parranda, farra, diversión
–    gurí: hijo de corta edad; hijo
–    jabón: miedo, susto
–    luca: billete de mil pesos
–    mangar: pedir dinero prestado
–    morfar: comer
–    nabo: tonto, ingenuo

Fuente: Mil uruguayismos al diccionario

En otro artículo de este blog, nos hemos dedicado a señalar las características propias del español uruguayo, texto cuya lectura recomentamos. Haga clic AQUÍ.

Etiquetas:

8 Comentarios » for Academia Nacional de Letras de Uruguay
  1. Isac Nunes dice:

    Estimada Amelia:

    Cuando tu compañero Ricardo escribió una nota sobre el castellano uruguayo, me sentí motivado a escribirle unas líneas, en las cuales señalé algunos términos que son netamente uruguayos y, al parecer, no hacen parte del léxico de ningún otro país.

    Ahora, sin embargo, cuando escribes sobre la Academia Nacional de Letras de Uruguay y nos señalas algunos ejemplos de uruguayismos, quisiera pedirte la palabra, para expresar mi punto de vista.

    El libro al cual te refieres en tu nota “1.000 palabras del español del Uruguay” lo tengo aquí, a cada tanto lo manoseo. Me llama siempre la atención la cantidad de voces que allí se denominan uruguayismos, o que allí figuran como tal, pero que no son exclusivas de ese país, pues las oyes en decenas de otros lugares, principalmente en su vecino de enfrente, la República Argentina. No podemos considerar como propias o autóctonas, todas las palabras que se usan en el territorio de un determinado país, pues ese no es un criterio científico. Si digo caravana, como el pendiente, aro o zarcillo que las mujeres u hombres llevan colgado de la oreja (y/o de decenas de otras partes del cuerpo), estupendo, es un uruguayismo. Pero hay ciertas voces que no lo son, se emplean largamente en el país, pero no exclusivamente allí. Y es lo que intentaré hacer en estas líneas.

    En el Diccionario argentino – español, de Alberto J. Miyara, que se puede consultar en el sitio elcastellano.org, he hallado estas dos voces, o sea, su autor las considera argentinismos:

    luca. En principio, mil pesos. Pero por extensión, mil unidades de algo. Cuando me dan a editar un trabajo de 70.000 palabras, la pregunta suele ser: “¿me podés hacer 70 lucas para el lunes?”.

    morfar. Jalar. Comer. Recientemente la Academia aceptó esta palabra. ¡Si no, nos la morfábamos viva!

    Si le preguntas a cualquier argentino – sin que sea precisamente rioplatense – qué es un gaita, seguramente te dirá que es un es gallego o, genéricamente, español.

    Hay, en la red mundial, un portal muy interesante, llamado «que-significa.com.ar», que agrupa varios diccionarios, glosarios, vocabularios, como son del Glosario Gauchesco y Criollo de Argentina y del Glosario Lunfardo y de modismos de Argentina, en los cuales figuran varias de las palabras que la Academia Nacional de Letras de Uruguay clasifica como uruguayismos. Te doy algunos ejemplos:

    “abombado” en Glosario de términos gauchescos y criollos de Argentina:
    Aturdido, tonto, atolondrado. Alimento en mal estado.

    “bagre” en Glosario de jergas y modismos de Argentina:
    (pop.) Mujer fea y despreciable (TG.), persona fea (LCV), mujer delgada y mistonga (JAS)/ sujeto (YAC.)/ vagina (LCV)/ estómago/ apetito/ persona delgada/ (jgo.) carambola casual en el billar/ (turf.) caballo sin posibilidades de ganar una carrera.

    “garufa” en glosario de lunfardo y giros de Argentina:
    Diversión, fiesta. Muchacho divertido
    “garufa” en Glosario de jergas y modismos de Argentina:
    (lunf.) Diversión (JC.), jarana (YAC.), francachela/ persona alegre, divertida.

    “jabón” en Glosario de términos gauchescos y criollos de Argentina:
    Miedo, temor.
    “jabón” en Glosario de lunfardo y giros de Argentina:
    Miedo, susto
    “jabón” en Glosario de jergas y modismos de Argentina:
    (pop.) Miedo (L.S.), pavura (JAS.), pánico, temor, julepe (TG.), cerote (LS.), susto (LS.).

    “nabo” en Glosario de jergas y modismos de Argentina:
    (pop.) Imbécil, tonto, bobo/ miembro viril, pene (LCV.).

    Algunas voces que figuran en el “1.000 palabras del español del Uruguay” que, de ninguna manera, se podría considerar uruguayismos, sin intentar, ni de lejos, ser exhaustivo:

    Calefón – En el DRAE, figura como ‘Arg., Bol., Par. y Ur.’, pero igualmente se usa en otras latitudes.

    Durmiente – En el sentido de «madero colocado horizontalmente y sobre el cual se apoyan otros, horizontales o verticales», ni siquiera es propio exclusivamente de Hispanoamérica.

    Enduido – 3.310 casos en España; 1.680, en México; 2.290, en Venezuela.

    Licuado – Según el DRAE, «1. m. Arg., El Salv., Hond., Méx. y Ur. – Bebida que se prepara a base de frutas licuadas con leche o con agua.» ¿Qué serán, según el Google, los 74.000 casos en Chile; 6.060, en Colombia; 1.790, en Panamá?

    Ligar – «Tener suerte especialmente en el juego o en el amor». En España se dice eso.

    Llanta – ¿Habría otra palabra, en castellano, para decir «la pieza de metal de la rueda del automóvil donde se asienta el neumático y por cuyo centro se atornilla a la campana del vehículo»? Creo que no. En Managua o en Melilla, es llanta.

    Pileta – Desde Colombia, el buscador más conocido de la red mundial arroja 71.400; Perú, 147.000. En México, no, pues se dice alberca. En otros países, piscina.

    Piñata – Innecesario buscar: en TODOS los países hispanoamericanos, hace parte de cualquier fiesta de cumpleaños de los pequeños ese juego en el cual un niño, con los ojos vendados y valiéndose de un bastón, trata de romper un globo colgado, relleno de papel picado, golosinas y juguetes pequeñitos.

    Rally – En Cuba, el buscador, arroja 119,000 resultados; en Ecuador, 788,000. Esto no puede ser un uruguayismo.

    Torre – La Torre de Madrid es un rascacielos de Madrid (España), según la enciclopedia virtual Wikipedia, «mide 142 metros de altura y fue construida entre los años 1954 y 1960». En Caracas, me llamó muchísimo la atención el hecho de que todos los rascacielos se llamaran torres. No se denominan, en la capital venezolana, edificios, sino torres. En otras latitudes, no sé si de la misma manera, pero igualmente pasa lo propio.

    La lista de voces que figuran indebidamente en la obra de referencia es muchísimo más larga. Quizás, en lugar de decirse “1.000 palabras del español del Uruguay”, tuviéramos que decir 400 o 270. Seguramente, un análisis cuidadoso echaría fuera muchísimas palabras allí consideradas como uruguayismos.

    Cordialmente,

    Isac Nunes

    • Amelia dice:

      ¡Hola, Isac!

      Antes que nada, muchas gracias por tomarte el tiempo y el esfuerzo de redactar un comentario tan interesante y bien documentado… ¡¡como completo!!

      Claro que estoy totalmente de acuerdo contigo en cuanto a que los vecinos, geográficamente hablando, Argentina y Uruguay comparten gran parte de su vocabulario, así como muchos usos y costumbres, tema que no hemos incluido en este blog de traducción.

      Esta “cercanía” vecinal, a todo nivel, se evidencia de mil maneras diferentes y con “mil palabras” compartidas, como los ejemplos que tan exhaustivamente documentas con glosarios muy útiles para el traductor.

      Estamos de acuerdo en que podríamos hablar de “modismos regionales argentino-uruguayos”, ya que la misma expresión o término son utilizados con los mismos sentidos por los nativos de ambos países actualmente.

      ¿Son cuestiones de soberanía lingüística?

      Jeje, quizás. Lo claro es que las expresiones lingüísticas no se utilizan siguiendo los claros límites fronterizos, sino que atraviesan las barreras administrativas y geopolíticas.

      Espero que nos enriquezcas con más comentarios respecto del español panhispánico, del que hemos escrito varios artículos en este blog, ya que como tú, estamos interesados en el uso particular de cada palabra según la región.

      Cordialmente,

      Amelia

      • Eliana Schukste dice:

        Amelia,

        Hace my poco me inscribí para recibir el boletín de actualizaciones de ese Blog de Traducciones.
        He leído lo que escribiste sobre la Academia de Letras Uruguaya y también el aporte de Isac sobre los uruguayismos. Permítame manifestarme y seguir con el tema.

        Soy brasilera, de Florianópolis, pero me encuentro en vacaciones en Costa Rica. Así es que encontré tiempo y material para hacer una breve investigación.

        Tengo para consulta el siguiente material:
        Diccionario de Costarriqueñismos, GAGINI, Carlos, 4 edición, 2010.
        Nuevo Diccionario de Costarriqueñismos, PACHECO, Miguel a. Quesada, 4 edición, 2007.
        A lo Tico Costarriqueñismos y otras vainas, SIMONET, Alf A. Giebler, 4 edición, 2011.

        Busqué y encontré en ellos algunas de las palabras a las cuales se refiere Isac, quizás algunas con diferentes significados:

        Bagre – describe las características del barbo de rio y después termina así: Este autor, después de copiar una poesía de Acauna de Figueroa (uruguayo) dedicada al pez susodicho, nos hace saber que en la Arg. Se llama, por extensión, “bagre”, a una mujer fea. En Chile significa “feo, atroz”, según Echeverria: en Col. “desairado, cursi, charro”, según Cuervo, quien da al pez el nombre científico de Pimelodus magdalenensis; finalmente, en C.R. el sentido metafórico de bagre es “mujer publica de la peor especie, mujerzuela, rabiza”, porque como el bagre, no hace ascos a nada. En Nic. Se d ese nombre a una planta (Hydrolea spinosa). GAGINI.

        Fletar – tr. Enviar a alguien a otro lugar. (Si quiere, lo fletamos al extranjero a que estudie). PACHECO.

        Nabo – m. [Carr.] Trozo ligeramente cónico, de madera o de metal, alrededor del cual gira la rueda de la carreta. PACHECO.

        Nabo-col.-Naba, nabicol. Nabicol esta en el Dicc. De Colmeiro, pero no en el de la Academia. GAGINI.

        Durmiente – Los durmientes de las líneas férreas se llaman en España traviesas. En América preferimos el primer nombre, que no es en realidad impropio. GAGINI.

        Durmiente – m. Traviesa de la línea férrea. PACHECO.
        Ligar – Ligarle a uno es irse bien, salirle bien algo. Se usa en Honduras y otros países y es una metáfora tomada de algunos juegos de naipes. GAGINI.

        Llanta – f. de rana Llave en forma de cruz con abultamientos en cada extremo por donde se ajustan las tuercas de las ruedas de los automóviles. PACHECO.

        Llanta – 1) Neumático, goma para las ruedas de automóviles, aviones, bicicletas, etc.
        2) Gordura alrededor de la cintura. SIMONET.

        Pileta – f. Pila pequeña para recoger agua. PACHECO.

        Cuanto a las demás palabras, aunque no estén registradas en estos diccionarios, también se usan/conocen por aquí aunque yo no sepa decirte la intensidad/frecuencia con que son utilizadas. Aquí se dice torres a los edificios; hay piñatas en las fiestas infantiles; se puede tomar un licuado de frutas en una soda (un costarriqueñismo); necesitando puedes comprar un calefón (menos conocido) o enduido; si te apetece puedes ligar alguna linda tica; y si el tiempo no te permite participar de un rally puede que quedes abombado (aquí=malo humor) pero eso no te hará dejar de morfar un buen gallo pinto. Lo que si será difícil encontrar es: luca, mangar, garronero, garufa. ¿Y jabón? solo el de tocador.

        Todo este juego de palabras para decir que estoy de acuerdo con Isac cuando dice que en un libro de uruguayismos o costarriqueñismos deberían entrar solamente las palabras que son únicamente de eses países. Pero, por otro lado, si no soy hispánico y estoy leyendo un libro o si visito solamente un país de habla hispánica, un libro como este con todos estos registros me puede ser muy útil. Importante: es necesario aclarar entonces lo que es de uso solamente de este país. Pero, con la variedad de usos en tantos países de habla hispánica este es un trabajo difícil ¿no es así? ¿Qué opinan los compañeros uruguayos?

        ¡Pura vida!

        Eliana Schukste

        Pura vida: una expresión que nos delata como ticos. Con ella, no nos podemos quedar en el anonimato… es nuestra “marca registrada”, nuestro icono… Su uso es muy frecuente en todas las clases sociales y en todas las edades.

        Eso sí, no es fácil de traducir al “español”. Pero vamos a tratar:

        Se topan 2 personas y la primera pregunta: “Maje, qué, ¿pura vida?”, El otro contesta: “Diay, ¡pura vida!”. En español el dialogo seria” “Hombre, ¿te encuentras bien?” – “Definitivamente muy bien”.

        Alguien dice en la mañana: “¿Viste qué pura vida amaneció hoy?”, El otro contesta:”Claro, purísima vida”. Todo esto se traduce a: “¿Viste qué día más lindo, como mejoro el clima?” – “Claro, lindísimo, concuerdo contigo”.

        “Aquí te traigo el disco que me prestaste. Esta pura vida”, expresando que el disco está muy bueno, la música es muy linda. El otro le contesta sencillamente: “¡Pura vida!”, o sea, “con mucho gusto, fue un placer, gracias por devolvérmelo”.

        Para despedirse le dice uno al otro: “Bueno, pura vida, maje”. Le contestan: “¡Pura vida!”. O sea, “Bueno, nos vemos, hasta luego” – “Hasta luego, ‘chao’”.

        Pura vida también es un “adjetivo positivo”, que cuando se expresa significa muy bueno, completo, delicioso, bellísimo, etc. Por ejemplo: “¿Qué te parece este paisaje?”, “¿Te gusto la comida?” “buena presentación, ¿verdad?”, “y este material, ¿qué te parece?”… “¡Pura vida!”.

        Algo muy importante; Un maje (o mae) pura vida es un hombre que goza con nuestra entera apreciación y aceptación, con nuestro profundo respeto si se trata de una persona muy importante. En otras palabras, es una persona que nos cae muy bien.

        Este texto está en el libro “A lo tico”.

        Bueno ¿y “Diay”? Se les cuento en otro momento.

        • Amelia dice:

          ¡Hola, Eliana!

          Aprovecho la oportunidad que me da tu respuesta para saludar a todos los traductores que con tanta pasión y esmero buscan e investigan palabras en todo el mundo. Hoy es el Día Internacional del Traductor.

          Y ahora sí, a nuestro tema:

          Coincido en que los “regionalismos” son las expresiones propias de una región, vale decir, son expresiones utilizadas con alguna acepción especial, distinta de la general, por los habitantes de esa región. Por ello, es importante conocer los regionalismos para no generar “ruido” en la comunicación por una mala interpretación.

          También son importantes los regionalismos para “localizar” la traducción, a fin de que el texto de la traducción le suene más familiar a los compradores de un mercado en particular.

          En este sentido, el Diccionario de la Real Academia Española nos aporta:

          Regionalismo:

          1. Tendencia o doctrina política según la cual en el gobierno de un Estado debe atenderse especialmente al modo de ser y a las aspiraciones de cada región.
          2. Amor o apego a determinada región de un Estado y a las cosas pertenecientes a ella.
          3. Vocablo o giro privativo de una región determinada.

          Es la tercera acepción del término “regionalismo” la que nos interesa a nosotros en nuestra interesante charla-debate sobre los regionalismos.

          Como se lee, el regionalismo no es el vocablo propio de un Estado, sino de una región, cuya identificación se relaciona con los límites geográficos de un país soberano, en nuestro caso y a modo de ejemplo, Uruguay.

          Lo mismo ocurre con los regionalismos propios del resto de los países. Es decir, la charla-debate de marras sobre “uruguayismos” se aplica a los “costarriqueñismos”, “argentinismos”, “bolivianismos”, etc.

          Sin ir más lejos, en este blog hemos escrito artículos sobre academias de la lengua española, cada una dedicada a los regionalismos propios. Permítanme la cita:

          Asociación de Academias de la Lengua Española

          Academia Mexicana de la Lengua

          Academia Argentina de Letras

          Academia Norteamericana de la Lengua Española

          Academia Colombiana de la Lengua

          Academia Venezolana de la Lengua

          Academia Chilena de la Lengua

          Academia Peruana de la Lengua

          Academia Costarricense de la Lengua

          Academia Cubana de la Lengua

          Academia Boliviana de la Lengua

          Academia Dominicana de la Lengua

          Academia Nicaragüense de la Lengua

          Academia Nacional de Letras de Uruguay

          …y faltan algunas más, que pronto verán en línea en este blog.

          Son los eruditos del mundo panhispánico los asesores respecto de los regionalismos propios de su país. Estos verdaderos investigadores y estudiosos de la lengua trabajan en muchos casos en la academia de la lengua española correspondiente a su país. Y son ellos los que tienen la última palabra respecto de los regionalismos propios.

          Tomo el ejemplo de “bagre”, del que hemos hablado tanto.

          En el Diccionario de la Real Academia Española, encontramos la siguiente información, que incluye los regionalismos.

          Bagre:

          1. Pez teleósteo, de cuatro a ocho decímetros de longitud, abundante en la mayor parte de los ríos de América, sin escamas, pardo por los lados y blanquecino por el vientre, de cabeza muy grande, hocico obtuso, y con barbillas. Su carne es amarillenta, sabrosa y con pocas espinas.
          2. Argentina, Cuba, Ecuador, El Salvador y Uruguay. Mujer muy fea.
          3. Ecuador. Pez de hasta dos centímetros y medio de longitud, de carne comestible, pero llena de espinas.
          4. Honduras. Coloquial. Persona muy lista y escurridiza.

          Como vemos, la ardua labor de cada una de las academias de la lengua de cada uno de los países en donde se habla el español aporta sus regionalismos a la Real Academia Española, que los incorpora a su diccionario.

          Este verdadero y eficaz trabajo en equipo de la RAE aclara cualquier tipo de dudas al respecto, al igual que cada una de las academias, que en su sitio web fomenta todo tipo de consultas de ciudadanos comunes o funcionario públicos, incluidos los ejecutivos de empresas privadas.

          Una vez más, aprovecho esta fecha especial para reconocer la ardua y silenciosa labor de los miembros de todas y cada una de las academias de las distintas lenguas, y especialmente la investigación incesante de los traductores por encontrar la expresión “mejor localizada” y “más adecuada”.

          ¡¡Feliz día para todos los traductores!!

          Un fuerte abrazo,

          Amelia

  2. Necesioto la direccion de La Academia Nacional de Letras y el MAIL para enviar un libro
    Gracias Valentín Giró

    • Amelia dice:

      Hola, Valentín.

      Gracias por participar en el blog.

      La Academia Nacional de Letras de Uruguay tiene la siguiente dirección postal:

      Academia Nacional de Letras de Uruguay
      Casa de Julio Herrera y Reissig

      Ituzaingó 1255
      11000 Montevideo
      Uruguay

      Te sugiero que confirmes el envío llamando antes por teléfono o enviando un correo electrónico.

      Teléfono: (+598) 2915 2374
      Fax: (+598) 2916 7460
      Correo electrónico: academia@montevideo.com.uy
      anlacademiadeletras@yahoo.com

      ¡¡Cuéntamos cuál fue tu experiencia!!

      Cordialmente,

      Amelia

2 Pings/Trackbacks para "Academia Nacional de Letras de Uruguay"