¿En qué piensa cuando piensa en Sudáfrica? Algunas ideas que se nos pueden ocurrir incluyen Ciudad del Cabo, Nelson Mandela y el mundial de fútbol de 2010. Sin embargo, Sudáfrica posee una historia de una riqueza increíble, que ha influenciado a uno de los idiomas oficiales que allí se hablan: el afrikáans. Claro que el inglés se habla en gran medida en Sudáfrica, pero esta otra lengua (quizás menos conocida) también la hablan más de 7 millones de personas (hablantes nativos). Entonces, ¿cuál es la historia detrás de este idioma?
El afrikáans se desarrolló como resultado de la colonización holandesa de Sudáfrica, y es un idioma germánico occidental. ¿Alguna vez lo han visto escrito? Se parece mucho al y al holandés… Por ejemplo, un simple “Hola” es “Hallo” en Afrikáans, holandés y alemán. “Mi nombre es” se convierte en “Mijn naam is” en holandés, “Mein Name ist” en alemán y “My naam is” en afrikáans. Son realmente muy similares. La explicación reside en que el afrikáans es una variación de diferentes dialectos holandeses, y el holandés es, por supuesto, un idioma germánico.
Pero si es tan similar al , entonces ¿cuál es la diferencia?  Bueno, las diferencias se encuentran principalmente en la morfología y la gramática, así como también en la estructura de las oraciones. La escritura también marca la pronunciación específica del afrikáans frente a la pronunciación del . La gramática, la fonología y la ortografía son complejas y definitivamente este es otra característica que el idioma comparte no sólo con el , ¡sino también con el alemán!
Ya en el siglo XVIII, el afrikáans comenzó su desarrollo hasta convertirse en un idioma propiamente dicho. Aunque se lo llamaba “holandés de cocina” -un modo despreciativo para referirse al nuevo idioma y sugerir que no era tan prestigioso como el holandés en sí u otras lenguas habladas en Europa / fuera de África- a principios del siglo XIX se estandarizó y hasta comenzó a reemplazar al malayo como lengua oficial de enseñanza en escuelas musulmanas. Hacia mediados del siglo XIX, la lengua comenzó a aparecer impresa en periódicos y libros. Hoy en día, no solo se habla en Sudáfrica, sino también en Namibia y Zimbabue.

Etiquetas: