foto

Las tres claves que se esperan de un traductor o editor para obtener una productividad ideal son la calidad, la velocidad y la .

La calidad es un factor sumamente importante para cumplir con las exigencias del cliente. De esta manera, obtendremos un cliente satisfecho que volverá a contratarnos en caso de necesitar futuros servicios de traducción y, así, se formará una buena relación cliente-proveedor. Es importante en este paso, que se haga un QA o una revisión general del texto para detectar errores básicos antes de mandar la entrega final.

La velocidad de las traducciones y ediciones es clave al momento de cumplir con la fecha y hora de entrega estipulada por el cliente. En caso de no cumplirse con esto, todos vamos a pasar por un mal momento: el traductor, el Project Manager, el vendedor y el cliente. Para evitar esta situación incómoda, es importante que todos cumplamos con las  fechas y horarios previamente establecidos.

La eficiencia incluye, en cierta parte, los dos factores que mencionamos antes. Sin calidad ni velocidad, no hay eficiencia. Para lograr formar un equipo fuerte de traductores, Coordinadores de Proyectos y Gerentes de Cuentas es necesario que el cliente note una conducta y un desempeño eficiente. De esta manera, el trabajo será fluido y se evitarán conflictos futuros.

Etiquetas: