La necesidad de una traducción es, básicamente, una necesidad de comunicación: de ampliarla, de llegar a otro público, de darse a entender.

Por eso es central que, aunque el cliente no conozca el idioma al que serán traducidos sus documentos, sí explique por qué necesita de una traducción. Para ello puede contestarse unas preguntas básicas y luego pasar a la agencia la información que considere relevante:
– ¿A quién va dirigido específicamente este mensaje? (Edad del público, nivel sociocultural, origen, pertenencia a determinado grupo.)
– ¿Qué nivel de trato hay con quien va a recibirlo? (Formal / informal, empleados / pares / clientes / superiores.)
– ¿Qué objetivo quiero alcanzar con la comunicación? (Informar, convencer, entretener, enseñar, etc.)

Con esta información, traductores y editores van a preparar los documentos de forma que el mensaje sea comunicado de manera precisa y eficiente, sin “ruidos” que distraigan a los receptores de este mensaje (como palabras que suenan raras, siglas que no comprenden o formas de hablar que no les resultan familiares).

Con un poco de información, se consigue una traducción con la que todos ganan.

Versión en inglés: How to obtain an effective translation

Etiquetas: