Últimamente, ha habido algunas reacciones volátiles en la , que ameritan un nuevo artículo sobre la cuestión de la publicación de artículos hoy por hoy. En el último artículo publicado, analizamos el caso del tristemente célebre blogger , cuyo relato valiente (y crudo, sin lugar a dudas) de sus rondas y, probablemente lo que es más revelador, de los pasillos del poder lo hizo perder su malograda carrera como blogger a manos del retador ético . Sin embargo, hoy no tenemos la suerte de poder elogiar a un ciberpaladín de espíritu tan noble. Por el contrario, hoy sacaremos a relucir los trapos sucios de la blogósfera…

A pesar de que en el último artículo sobre este tema señalé que me indignó la pérdida del anonimato sufrido por quien la mayoría de ustedes estarán de acuerdo conmigo en que era un escritor con buenas intenciones, en esta oportunidad no existe cabida para los sentimentalismos. Después de todo, cuando creas un blog con el título (Putas de la ciudad de Nueva York) y dedicas la totalidad de tus escasos y nimios artículos a ensuciar el buen nombre de una dama, bueno, se hace realmente difícil sostener el argumento “lo hice en beneficio del público”. Y cuando ocurre que esa dama tiene una imagen pública, como es el caso de la casi exitosa modelo , las oportunidades del blogger de “zafar” del embrollo son casi nulas.

Cohen amenazó con un juicio por difamación y logró que un juez de Manhattan ordenara a Google desenmascarar al blogger. Hete aquí que el blogger no era ni más ni menos que una “conocida” resentida que había tenido un amargo altercado con Cohen de una u otra forma, lo que ofrece un ejemplo esclarecedor de mezquindad social. La arremetedora envidiosa ahora amenaza con presentar una demanda contra Google por no defender su y al anonimato en línea (¡¡¿¿qué??!!) frente a la orden de revelación de identidad emitida por la Suprema Corte de Justicia de Manhattan… ¡no sé por qué, pero algo me dice que ese juicio va a ser muy cuesta arriba!

Este episodio solo fue superado recientemente en los blogs por la inenarrable ridiculez del arresto del blogger de Nueva Jersey Hal Turner, el agente provocador del FBI que enloqueció cuando estaba por ir a juicio por la supuesta incitación a la violencia contra legisladores estatales de Connecticut y jueces federales de Illinois. Aparentemente, cuando capacitas a una persona en el “arte” de la divulgación de declaraciones exasperantes y difamatorias (supuestamente, “sin cruzar la línea”), es probable que dicha persona se vuelva difícil de controlar.

Bueno, y así pasó otro día en el fascinante universo del mundo de internet. Estos casos aún son demasiado recientes (¡y delirantes!) para que pueda formarme una opinión sólida al respecto. Los nuevos casos me permitirán escribir más sobre este tema.

Etiquetas:

2 Comentarios » for ¡Cuidadito con lo que escribes en un blog!
  1. Nélida dice:

    Hola Amelia,
    Muchas gracias por compartir la historia — eminentemente educativa…..y creo además que sirve para poner las barbas en remojo no solo con respecto a los blogs, sino también con respecto a cualquier cosa que se diga u opine en la red.

    Sin embargo, tengo algunas sugerencias estilísticas (admito que viviendo en un país que no es el de tu lengua nativa, como presumo que es el caso, resulta un tanto difícil sustraerse a los calcos).

    Por ejemplo, “sucio bajo vientre” me impresiona como calco de “dirty underbelly” y no es una expresión habitual – cuando menos aquí en el Río de la Plata. Yo diría más bien algo así como “sacar a relucir los trapos sucios” o “sacar los trapos sucios al sol”.

    Otra expresión que me impresiona como calco es la de “en términos de”, por “in terms of”. Yo diría sencillamente “por”.

    Con respecto al arte de la “diseminación” (por “dissemination”), aunque léxicamente el término está correctamente empleado, creo que resulta más natural decir “divulgación” .

    Y para terminar, y ya no te aburro más, hoy en día, de acuerdo a lo que nos enseñaron en la Facultad y a lo que opinaba Alarcos Llorach, ya no es necesario el tilde diacrítico en “solo”, porque generalmente el contexto permite desambiguar el sentido.

    Te ruego no tomes lo que antecede como crítica, sino como una contribución en aras de la precisión idiomática.

    Un cordial saludo y sigue adelante con tu excelente labor periodística.

  2. Amelia dice:

    Hola, Nélida.

    ¡Muchas gracias por tomarte el tiempo y el esfuerzo de leer ambos artículos y realizar un análisis comparativo tan detallado!

    Y es que, ciertamente, el tema de fondo del artículo toca las fibras más íntimas de cualquiera que tome conocimiento de estos hechos tan increíbles como ciertos.

    Respecto de tu crítica constructiva, la agradezco sinceramente, ya que hay que tener la flexibilidad de “jugar en distintas posiciones”: corregir y permitir que otro te corrija.

    Un fuerte abrazo.

    Amelia