Hace unos años parecía muy improbable que los canales de cable modificaran su grilla para ofrecer sus contenidos doblados en vez de subtitulados. En algún momento de fines de los noventa hasta hace no mucho, se aprovechaba disfrutar en su idioma original aquellas series y película que la televisión abierta mostraba doblada, permitiendo apreciar la “versión natural” del capítulo o película emitida.

La masificación del hace unos pocos años no era tan común en Latinoamérica como sí en , donde los dobladores son parte del “Star System” local (en el ambiente del doblaje, se los conoce como “Star Talent”).  Remontándose a sus orígenes, las primeras conversiones al castellano se realizaron en la mismísima nación europea, pero el acento, los modismos y las expresiones no fueron acogidas en . Este rechazo cultural provocó la necesidad de comenzar a crear contenidos a nivel regional, haciéndolas más a gusto del consumidor americano. se presentó como candidato ideal para las productoras cinematográficas estadounidense, y a la vez que impuso una variante del español, el español neutro, que fue fortaleciendo sus raíces a medida que aumentaba el consumo de series como las de Hanna Barbera, I Love Lucy y Los Beverly ricos. Lo mismo sucedió con las primeras películas animadas de Disney, cabe resaltar que a fines de 1940 el doblaje de películas a emitirse en cines se encontraba prohibido en México y Argentina, pero si estaban dirigidas al público infantil estaban exentas de tal restricción.

Volviendo a la actualidad, la propuesta de masificar el doblaje en señales de cable comenzó a fines de la década pasada, con el éxito que tenían ciertos canales de menor relevancia que ofrecían su contenido doblado al español. Film Zone y MGM fueron los canales de contenido cinematográfico que tomaron la batuta, con respuestas positivas en el rating, lo que llevó a los canales de mayor peso como Cinecanal y varias señales de HBO a implementar esa medida. Hoy en día, un canal con seguidores fieles por ser un bastión de emitir su programación en su idioma original, como Sony, sucumbió ante esta movida, primero fue parte de la programación fuera “prime time” la que decidieron dejar de subtitular, y tras la buena respuesta decidieron implementarlo en varias series dentro del mismo. Fue un proceso que se implementó con las series más nuevas, ya que el hubo un fuerte rechazo al doblaje en los programas que el público se encontraba familiarizado con las voces originales.

¿El se encuentra en caída? Difícilmente, hoy en día surge una generación que a través de Internet se encuentra acostumbrada a la descarga de series pocas horas después de ser emitidas en su país de origen, los subtítulos (si bien amateurs) no tardan en aparecer y es así como una nueva generación crece acostumbrada al contenido original, así que por el momento no hay veredicto, el tiempo dirá. Aunque hoy en día, la pulseada se encuentra a favor del doblaje.

Etiquetas: