En Chasing Amy, del cineasta estadounidense Kevin Smith, la protagonista de la película da un giro inesperado en sus preferencias amorosas y decide contarles a sus amigas, todas ellas lesbianas, que está saliendo con “alguien”. Sus compañeras, sin dejar pasar un segundo, comienzan a indagar al personaje de nombre Alyssa, encarnado por Joey Lauren Adams, sobre su nueva pareja.

Todas las preguntas que empiezan a lloverle contienen pronombres personales que dan a entender que quienes formulan dichas preguntas asumen que se trata de una mujer. Asediada por lo que considera una inminente reprobación por parte de sus congéneres, Alyssa recurre a toda la de la tercera persona plural (que en inglés no tiene marca de ) y juega a lo que en la película se denomina “el juego del pronombre”. Es decir, el empleo de determinadas formas pronominales, “they” en lugar del singular (con marca de ) “he” o “she”, que no dan cuenta del del objeto aludido.

En , por ejemplo, el juego de los pronombres sería mucho más complicado de materializarse con eficacia ya que hasta los concuerdan en género con el del sujeto. Entonces, no pude evitar preguntarme, ¿podría alguien sentirse más cómodo hablando un idioma más proclive a la ambigüedad de género y que no fuerce la definición de su identidad? Ocurre que cuando hablamos de minorías marginadas, la sub-identificación a menudo puede ser la llave para evitar la discriminación ya que el lenguaje puede terminar comunicando más que lo que deseamos.

En entradas recientes se abordó el debate de cómo los idiomas tienen la capacidad de plasmar, sin ninguna ambigüedad, la desigualdad de género en su morfología, recurriendo por ejemplo al género masculino para referirse de manera colectiva a sustantivos de ambos géneros, y de diferentes iniciativas, algunas más sensatas que otras, para desarticular este condicionamiento tan unidireccional. Es llamativo que los distintos idiomas logren por un lado reflejar inequidades presentes en la sociedad y, por otro, poner de relieve aquellas formas de vida que se apartan de la norma más abiertamente aceptada.
Etiquetas:

2 Comentarios » for El juego de los pronombres
    2 Pings/Trackbacks para "El juego de los pronombres"
    1. […] historieta Asterix, de los juegos de palabras para disimular la pertenencia a un determinado grupo social y de los juegos de palabras en dialectos como el cockney […]

    2. […] un tiempo publiqué una entrada sobre un juego entre angloparlantes quienes intentan referirse a alguien sin dar a entender si se […]