El , conocido durante el período de la colonización francesa como annamita, es la . Representa la lengua madre para el 86%  de la población y para cerca de 3 millones de vietnamitas que residen en el extranjero. Además, distintas minorías étnicas del país lo hablan como segunda lengua así como comunidades asentadas en China, Laos y Camboya. Asimismo, encontramos un gran número de dialectos por los 54 grupos étnicos existentes en el país.

Aunque una gran parte del vocabulario del vietnamita procede del chino, este pertenece a la rama mon-jmer de la . Dentro de esta categoría, es la que tiene mayor número de hablantes, entre cuatro y cinco veces más que el camboyano (segundo idioma austroasiático más hablado).

Origen

El vietnamita original pertenece al grupo viet-muong, de la familia austroasiática. El chino clásico representará el aporte más importante, el Hán, que se utilizaba en el ámbito gubernamental principalmente.

Desde el siglo XIII, a partir del Hán, los vietnamitas crearon su propia escritura denominada Nôm y hasta comienzos del siglo XX coexistían ambas.

En el siglo XVII, la presencia de misioneros europeos tendrá una gran importancia ya que desarrollaron una transcripción fonética basada en el abecedario latino para poder traducir las oraciones y el catecismo, y cuyo pionero fue el jesuita Alejandro de Rodas que incluso llegó a crear un diccionario de vietnamita, latín y portugués en 1651.

Esta nueva escritura basada en el latín se conocerá como (idioma nacional) que tendrá una gran difusión en el siglo XX y sustituirá tanto al Hán como al Nôm de manera definitiva.

Gramática y fonética

El vietnamita hablado es monosilábico con seis tonos diferentes y cinco marcas diacríticas con las que se diferencian dichos tonos.

En cuanto a lo que gramática se refiere, como ocurre con distintas lenguas del sureste asiático, el vietnamita es una lengua analítica. No usa la morfología para indicar caso, género, número o tiempo como la mayoría de las lenguas europeas, sino que utiliza partículas gramaticales separadas para ello.  Los verbos no se conjugan, los pronombres y adjetivos no concuerdan en género ni en número, y las distinciones gramaticales se logran cambiando el orden de las palabras. Hay una gran cantidad de palabras compuestas de dos palabras que se unen mediante un guión. Y, precisamente por esto, algunos lingüistas aseguran que el vietnamita viene de una antigua raíz polisilábica.



El  vietnamita  forma parte de la categoría de los 20 idiomas más hablados en el mundo por lo que hay una importante demanda de servicios lingüísticos y necesidades traductológicas entorno a él, recurrir a servicios de traducción de calidad es esencial para cubrir dichas necesidades de forma profesional y fidedigna.

Etiquetas: