El es considerado el idioma internacional por excelencia, la primera opción para comunicarse cuando uno viaja a un país remoto donde no se habla la lengua local. Lo escuchamos en la televisión y en el cine, en la música, en cada evento internacional. Es prácticamente el comodín para hacerse entender en todo el mundo. Pero esto no significa que aprenderlo sea precisamente una tarea fácil.

La primera impresión que da el inglés es positiva, ya que gramáticamente es muy simple y básico. Los tiempos verbales, las conjugaciones y las estructuras son realmente pan comido comparado con otros idiomas. Pero inmediatamente uno descubre el “lado oscuro” del idioma, y es el caos de la , donde parece que las excepciones son la regla. En la mayoría de las lenguas se aprende rápidamente que ciertas combinaciones de letras se pronuncian siempre de la misma manera, y así uno puede leer una palabra que no conocía de antes y anticipar como se pronuncia. Pero el inglés tiende a desconcertar a los estudiantes. Por ejemplo, las palabras “cough”, “although” y “through” terminan exactamente con las mismas cuatro letras, pero cada una se pronuncia diferente. “Food” y “flood” suenan muy distinto también, así como “weak” y “steak”. ¿Por qué palabras tan similares se pronuncian tan diferente? Da la impresión que hay que aprenderse todas las palabras de memoria, en vez de aprender las reglas de pronunciación. A su vez, hay palabras que se escriben distinto, pero se pronuncian igual. Nunca voy a olvidar el cuento corto que aprendí en una de mis clases de inglés:

“There was a man named Wright who wanted his son Wright to write “Wright” right. So Wright taught Wright to write “Wright” right. Now Wright writes “Wright” right, right?”

El motivo por el cual el inglés tiene este tipo de irregularidades es que esta lengua tuvo una infancia difícil. No se trata de un idioma que tuvo un origen definido por una sola raíz, sino que se trata de una confluencia entre las antiguas lenguas anglosajonas y celtas, e incluso un poco de latín. La isla de Gran Bretaña fue invadida y habitada por distintas corrientes a través de los años, y esto dio como resultado final una lengua igual de multifacética y original como la conocemos hoy en día.

Es fácil subestimar al inglés al principio, pero realmente requiere la misma dedicación y esfuerzo que los demás idiomas para dominarlo, es por eso que en Trusted Translations nos aseguramos que nuestros recursos tengan el conocimiento y experiencia necesarios para obtener la máxima calidad en cada uno de nuestros proyectos de traducción y localización.

Etiquetas: