El problema de una “primera impresión” es que solo se puede hacer una. Entonces hay que tener especial cuidado en cómo dirigirse por primera vez a una persona con la cual se quiere entablar una relación ya sea social, profesional o diplomática. En otras palabras, se trata de lograr un acercamiento pero sin generar conflicto o rechazo y dejando en claro el respeto mutuo.

En teoría, el camino seguro a una cordial bienvenida por parte de la persona a la cual queremos presentarnos sería el lenguaje , además de buena presencia y buenos modales. Pero el mundo es un lugar muy grande, con culturas e idiomas muy diversos. Y a veces el tema de “ser formales” o “ser informales” puede llevarnos a un resultado no esperado.

Por ejemplo, un hombre que está en una relación con una mujer con la cual pretende eventualmente casarse, ¿cómo debería dirigirse a los padres al conocerlos? El modo formal garantizaría el respeto, pero en muchas culturas también implicaría imponer cierta distancia. No es la idea de alguien que quiere unirse a una familia.

Por el lado contrario, uno puede no ser tomado muy en serio e incluso se pondría en tela de juicio su experiencia y profesionalismo si empezara a hablar de una forma más confianzuda en un ambiente de trabajo o de relaciones internacionales.

Hay idiomas que tienen bien definidos sus modos formales como el que separa el “tú” de “usted”, el el “du” de “Sie”, el el “tu” de “vous”, etc. Incluso en el , ya sea el tradicional o el simplificado, existe esta diferenciación. En otros casos, como en el inglés, no hay pronombres que marquen estas distinciones, por lo cual debemos basarnos en el de contexto para expresar esta idea.

En ciertos países es tomado como una ofensa y una falta de respeto dirigirse a alguien de manera si no se conocen o si no se tiene una relación de mucha confianza, mientras que en otros lugares tanta formalidad podría representarle frialdad al otro.

Si este tema es delicado dentro de una misma cultura, imaginen el especial cuidado que deben tener los lingüistas al localizar los diferentes tipos de textos a lo largo de sus carreras. No solo deben asegurarse que el material traducido sea preciso y lo más unívoco posible, sino que también se adapte la manera más apropiada dependiendo al tipo de cultura, contexto y ocasión a los cuales está destinado el mensaje.

Se requiere de un lingüista experimentado para tener asegurada una de calidad y correctamente localizada teniendo en cuenta este tipo de factores socio-culturales.

¡Cuente siempre con Trusted Translations y nuestro gran equipo multicultural para obtener los mejores resultados en cada proyecto de traducción!

Etiquetas: