Últimamente las noticias constantemente se refieren a informes de mercado, actualizaciones minuto a minuto del mercado accionario y un sinfín de historias de pequeños comercios que han terminado en la quiebra. Hay una sensación general de tensión, especialmente entre los dueños de los pequeños negocios y, con razón. Entonces, ¿cuáles son las consecuencias que esto trae para la industria de la traducción y cómo se verá afectada?

El solo hecho de observar en una línea cronológica los acontecimientos que marcan esta es la prueba más que suficiente de que todos nuestros mercados se encuentran interrelacionados, y lo que ocurra en un mercado afectará a los demás a una escala global. Como la industria de la traducción depende en gran medida de estas conexiones globales, ¿en qué medida resultarán afectados nuestros servicios? En todo el mundo muchos se han visto forzados a buscar otras fuentes de ingresos y una cantidad innumerable de han cerrado el negocio como resultado de la recesión. Si bien resulta indudable la necesidad de traducciones, los recursos para pagarlas ahora son limitados. Los clientes luchan por los pagos a las agencias y, en consecuencia, las agencias demoran los pagos a los . Es por ello que las agencias han comenzado a poner en práctica políticas más rígidas para los clientes en relación con las opciones de pago, ya que la palabra “crédito” hoy en día es motivo suficiente para causar pánico entre los dueños de los pequeños negocios de todo el mundo. No obstante, muchos clientes no pueden pagar por adelantado y, en consecuencia, acuden a la competencia. Algunas agencias han incrementado sus tarifas como medida para compensar las pérdidas generales, lo que coloca a los servicios de traducción fuera del alcance de muchos clientes potenciales. Llamativamente, otras agencias han rebajado sus tarifas en un intento por atraer nuevos clientes. Para muchos, el volumen de trabajo ha disminuido, y aumenta la competencia por captar proyectos y, de esta manera, caen las tarifas de los servicios de traducción.

Entonces, ¿cómo superarán la crisis los traductores independientes y las agencias de traducción? No existe una solución sencilla para este problema, y gran parte del éxito de un negocio sobre otro radica en sus respuestas ante la crisis y si los internacionales realmente alcanzarán a los dueños de los pequeños negocios.

Etiquetas: