Los servicios de ofrecen a una amplia variedad de clientes una forma eficaz de comunicación con personas que hablan un idioma diferente, sin importar quiénes sean. En este sentido, una de las funciones principales del traductor es adoptar un alto grado de , a fin de evitar ciertos que podrían comprometer totalmente el objetivo que el cliente tiene en vista.

No obstante, algunas personas o empresas consideran que tienen la suficiente conciencia de estos temas interculturales (o, simplemente, ni siquiera los tienen en mente) y que pueden traducir el mensaje por sí mismos. Después de leer algunos de los ejemplos que menciono a continuación, resulta claramente evidente que lo hacen asumiendo ellos el riesgo.

Como lo demuestran los siguientes ejemplos de garrafales interculturales en la industria de la comercialización, la inversión en servicios de traducción profesional permite que usted (o su empresa) ahorre un montón de tiempo y dinero. Una investigación inadecuada o, simplemente, inexistente de los temas interculturales en la industria de la comercialización puede llevarlo a una situación muy, pero muy, incómoda y podría desacreditarlo totalmente en un mercado más amplio. ¿Por qué asumir ese riesgo y hacerse cargo de las pérdidas monetarias? No es necesario, ya que hay aranceles accesibles de agencias de traducción profesional que pueden transmitir su mensaje sin cometer desagradables.

Aquí verá algunos ejemplos de errores garrafales en la industria de la comercialización que podrían haberse evitado al contratar a un traductor profesional:

–    Pepsi lanzó su producto en el mercado chino con un en la traducción inicial de la frase “Come alive with the Pepsi generation” (Despiértate/vuelve a vivir con la generación Pepsi) se tradujo al chino como “Pepsi logra revivir a tus antepasados”.

–    Coors lanzó una versión en idioma español de su eslogan “Turn it loose” (Suéltate/libérate) que, desafortunadamente, terminó siendo interpretada en español como “Ten diarrea”.

–    Varias empresas han tratado de lanzar productos de diferentes tipos en el mercado alemán conservando la palabra inglesa “mist”, aunque en el idioma alemán signifique “estiércol”.

Existen muchísimos más ejemplos de costosos errores. Para obtener más información, visite www.signspotting.com y haga clic en el enlace “Lost in translation signs”, en donde encontrará muchos más ejemplos divertidísimos (que probablemente ahuyenten a los clientes) de malas traducciones.

Etiquetas: