Como traductores, sabemos que una de las cosas más difíciles de traducir es la poesía.  La rima, la métrica, la cadencia, la escogencia de palabras, el ritmo: podemos pasar semanas enteras intentando traducir un poema corto.  Un poema resulta de la combinación única entre ciertas palabras y hace uso de la música de un específico.  ¿Cómo debemos enfrentar, entonces, la tarea de traducir ?

En su texto “Sobre los aspectos lingüísticos de la ”, Roman Jakobson afirma que la poesía —por definición— es intraducible.  De ser así, al abordar un poema debemos olvidarnos de traducir, y más bien llevar a cabo una “transposición creativa”.  Burton Raffel ha sostenido que la traducción de la poesía, si no es poesía “vuelta a nacer”, no es nada.

El poema Digging, de , constituye un ejemplo claro de la dificultad de traducir poesía.  Comienza así:

Between my finger and my thumb
The squat pen rests; as snug as a gun.

Under my window a clean rasping sound
When the spade sinks into gravelly ground:
My father, digging.  I look down […]

Por ejemplo, el escritor y traductor Ezequiel Zaidenwerg tradujo este inicio de la siguiente forma:

Entre mis dedos índice y pulgar
cargo la pluma fuente, como un arma.

Entra por la ventana un ruido áspero
—la pala que entierra en la gravilla—
Y me asomo: mi padre está cavando.

Como podemos observar, la traducción de Zaidenwerg contiene cambios importantes.  No obstante, en un caso como la poesía, es justo lo que se tendría que hacer.  En lo personal, me parece que la traducción de Zaidenwerg es sumamente acertada.  Al alterar hasta los signos ortográficos logra una nueva versión del poema: como dice Raffel, lo ha creado nuevamente.

Sin embargo, surge otra interrogante: ¿Cuánta libertad es demasiada libertad?  Al asumir que la traducción de la poesía es imposible y que, como traductores, está en nuestras manos crear un producto nuevo, ¿cuál es el límite, si es que lo hay?

Etiquetas:

5 Comentarios » for La traducción de poesía
  1. Pablo A dice:

    Lindo artículo. Tema peliagudo el de la poesía, y más aún el de su traducción.

    No hace mucho hice unas reflexiones sobre la música como lenguaje. Son interesantes los paralelos entre música y poesía. Mientras la música no necesita traducción, la poesía no la admite. Y es interesante reflexionar sobre los desafíos que presenta tratar de transmitir sentimientos usando una herramienta diseñada para transmitir significados.

    A la pregunta “cuánta libertad es demasiada libertad” yo contestaría que no hay límite. Ninguno. Para la libertad sangro lucho y pervivo. Una traducción válida del fragmento de “Digging” podría ser: “No digáis que agotado su tesoro de asuntos falta enmudeció la lira; podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía”.

    Pero yendo a algo un poco más prosaico, yo trataría de ajustarme más al ritmo y rima del original. Los primeros versos: “Entre el índice y pulgar, la pluma ya lista para disparar” o algo en esas líneas, que mantiene la rima, la cadencia y un sentido similar.

    Pero como bien decís, Elena, el proceso mismo de una traducción semejante es un acto de creación, y quizás debería ser juzgado como una obra independiente.

    Saludos.
    P.

    • Elena A dice:

      Hola, Pablo. Muchas gracias por tu comentario. Yo también pienso que quizás es más acertado juzgar la traducción de un poema como un acto creativo en sí, y no una traducción. ¿Será que habrá que titular este tipo de traducciones como “variaciones sobre…”? Como decís, al traducir poesía hay que tomar en cuenta tantos factores que puede ser abrumador. Pero bueno, justo ahí está el desafío, en mantener la rima, la métrica, la elección de palabras y el sentido que, en este caso, casi siempre variará de una persona a otra, entre tantas otras cosas. Es parecido a lo que ocurre con la música: aunque estén las mismas notas en el pentagrama la interpretación de estas es siempre distinta. Gracias además por participar de esta actividad lúdica: ¡tu traducción del inicio del poema de Seamus Heaney está muy buena!

      Muchos saludos, Elena

3 Pings/Trackbacks para "La traducción de poesía"
  1. […] unas semanas hablábamos de la dificultad inherente de la traducción poética. Junto con la poesía, otra forma de comunicación que resulta compleja a la hora de traducir es el […]