La evolución no implica una mejora o un cambio progresivo hacia la perfección. En un sentido específicamente darwiniano, la evolución significa adaptarse al entorno de uno para sobrevivir y soportar, porque el medio ambiente cambia constantemente, y nosotros también debemos hacerlo. Todas las criaturas vivientes se adaptan a un entorno que muta constantemente, y también lo hace el de una manera muy orgánica, espontánea e imprevisible. Así es como William S. Burroughs describió el lenguaje en su novela El ticket que explotó: un virus altamente contagioso, un organismo viviente y sensible que lucha por sobrevivir.

Debemos admitir que últimamente hemos hablado mucho sobre el lenguaje, ¿no es cierto? Piensen en esos crueles y anárquicos millennials con sus geniales hashtags y sus revoltosos emojis, esas caritas que sonríen con confianza ante la muerte inminente del lenguaje tal como lo conocemos. Pero el lenguaje ha mutado y ha sobrevivido. El lenguaje ha trascendido la palabra escrita y hablada, y el lenguaje puede estar evolucionando hacia algo completamente diferente.

Entonces, ¿qué sigue en este absurdo desastre? Bueno, parece que los “Gifs” podrían ser el nuevo sintagma popular. No solo se han convertido en una industria de mil millones de dólares en los últimos 5 años (solo pregúntenle a Alex Chung, co-fundador y CEO de GIPHY) sino que también han crecido en popularidad y parecen estar en todos lados en la actualidad.

En este sentido, parece que el lenguaje podría evolucionar gradualmente hacia algo más cinematográfico, o incluso , ahora que tenemos un medio de comunicación que podría apoyar este contenido.

La gente usa WhatsApp (entre otras aplicaciones de teléfonos inteligentes) para reemplazar mensajes escritos con clips de audio. Es más fácil, es más lento, es más perezoso, pero transmite el sentido con la misma eficacia.

El lenguaje gráfico popular en su forma visual tradicional ha existido por más de un siglo. Ha existido en los comics como una secuencia de imágenes fijas y en el cine como imágenes en movimiento. Pero hoy, estos sintagmas animados se han convertido en parte de nuestra comunicación diaria. Los memes y los gifs animados generan suspenso, sorpresa, miedo y deleite en nuestros correos electrónicos y en nuestros chats de WhatsApp. Son transportadores de emoción y portadores de significado que están en el lugar de las meras palabras.

Tan generalizadas se han vuelto las imágenes que están comenzando a aparecer incluso en plataformas que no las soportan. Tomemos por ejemplo esta conversación:

-¿Cómo te fue en el examen de Química?
-Bombas_cayendo.
-Oh, que_pena.bat

Hacer referencia a una imagen no solo agrega drama y emoción a una conversación, sino que también le da un significado preciso. En este caso, no conoce ninguna de las respuestas a una prueba. Toma el lugar de metáforas antiguas, como dibujar un espacio en blanco.

El lenguaje hablado y escrito, al tomar prestado el lenguaje del cine y el cómic, marca el comienzo de una serie de referencias culturales ricas y nuevas, relevantes para una nueva generación. Mi afirmación es que estas formas de lenguaje no obstaculizan, sino que facilitan la comunicación; no lo diluyen, sino que realmente lo enriquecen.

Las matemáticas, como una forma alternativa de “lenguaje”, no han desaparecido por completo en cierto sentido. Las habilidades de tener que calcular cosas en un trozo de papel o en nuestras propias cabezas (teniendo que resolver esos problemas nosotros mismos) han sido ampliamente reemplazada por el uso de calculadoras, que ahora están instaladas por defecto en todos los teléfonos inteligentes y computadoras.

¿El lenguaje escrito sufrirá la misma suerte? ¿Se convertirá en algo más grandioso e inesperado? Yo, por mi parte, espero que me sorprendan.

Por lo tanto, ya sea que tenga algún material intrincado o más contenido coloquial que deba transmitirse, puede estar seguro de que en Trusted Translations siempre podemos ofrecerle una forma precisa de transmitir su significado y preservar su estilo, cualquiera sea el medio.

Etiquetas: