El idioma oficial de nuestro país es, sin lugar a dudas, el español. Sin embargo, podría considerarse un país enriquecido por una vasta pluralidad de . Se habla de alrededor de unas 35 indígenas aunque el número exacto es muy difícil de especificar. Actualmente existen sólo trece oficialmente denominadas bajo los siguientes grupos: toba, pilagá, mocoví, wichí, nivaclé, chorote, ava-chiriguano, mbya, guaraní, quichua santiagueño, tehuelche y mapuche.
La mayoría de las lenguas indígenas más importantes no son exclusivas de los pueblos que habitan en Argentina sino que no tienen límites geográficos. Podemos mencionar, en este caso, el quechua, por ejemplo, hablado tanto en el Noroeste argentino tanto como en Bolivia. El  mapudungun, idioma de los mapuche, se habla tanto en la Patagonia argentina como en Chile.
En cuanto a la situación sociolingüística, el número exacto de cantidad de hablantes de estas lenguas no es exacto hoy en día. No existen censos reales y oficiales que hayan otorgado un número exacto de hablantes.
Asimismo, podemos hacer una división entre hablantes monolingües, bilingües y bilingües receptivos. Dentro del primer grupo, encontramos mayormente a los ancianos, quienes tienen cierta lengua indígena como lengua madre. Los jóvenes pertenecientes a ese grupo son considerados monolingües dado que la influencia del idioma español es mayor mientras que los bilingües receptivos no hablan la lengua indígena con fluidez pero sí la entienden a la perfección. El grado de escolaridad alcanzado juega un papel clave en estos casos.
Tal como lo publicado en la entrada acerca del Proyecto Rosetta, un alto porcentaje de las lenguas que se hablan hoy en el mundo está por desaparecer. Podemos decir, entonces, que la permanencia en el tiempo de las lenguas indígenas en vías de extinción es una preocupación de caracter mundial que afecta a muchos sin importar su idioma oficial. Esto se debe a que las lenguas indígenas hablan de la cultura de un país, su sociedad y sus creencias.

Etiquetas: