Los no eran “reyes” ni eran “tres”. La primera mención a estos personajes tan adorados por los pequeños aparece en el Evangelio de San Mateo (Cap. 2, vers. 1-12). Y es que estos magos de Oriente protegieron al Niño Jesús de la muerte segura que pretendía Herodes.

Fue nacido Jesús en Belén de Judea en días del rey Herodes,
unos magos vinieron del Oriente a Jerusalén,
preguntando: ¿dónde está el Rey de los Judíos, que ha nacido?
porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle.

Y oyendo esto el rey Herodes, se turbó, y toda Jerusalén con él.
y convocados todos los príncipes de los sacerdotes,
y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo.

Y ellos le respondieron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta:

Y tú, Belén, en tierra de Judá, no eres muy pequeña entre los príncipes de Judá;
Porque de ti saldrá un pastor, que apacentará a mi pueblo Israel.

Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos,
entendió de ellos diligentemente cuándo apareció la estrella;
y enviándolos a Belén, dijo: Andad allá, y preguntad con diligencia por el niño;
y después que le hallaréis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore.

Y ellos, habiendo oído al rey, se fueron. Y he aquí que la estrella que habían visto en el Oriente, iba delante de ellos, hasta que llegando, se puso sobre donde estaba el niño.
Y vista la estrella, se regocijaron con muy grande gozo.

Y entrando en la casa, vieron al niño con su madre María,
y postrándose, le adoraron; y abriendo sus tesoros,
le ofrecieron dones, oro, incienso y mirra
.

Y siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen al rey Herodes,
se volvieron a su tierra por otro camino
.

¿Qué regalos les han pedido a los Reyes Magos?

Etiquetas: