Como una reflexión acerca de una de las primeras exploraciones cinematográficas sobre la relación entre y humanidad, la película Metrópolis (considerada como una de las primeras del género ciencia ficción jamás creadas) reflexionó sobre el delicado equilibrio entre el hombre y la máquina trabajando juntos para lograr el progreso.

Metrópolis, estrenada originalmente en 1927 y dirigida por el alemán Fritz Lang, cuenta la historia de una ciudad futurista llena de rascacielos de ensueño y carreteras construidas exclusivamente para la comodidad de la alta sociedad. Sin embargo, la ciudad subterránea de trabajadores tiene una historia muy diferente que contar. Atrapados en un mundo subterráneo proletario de torturas mecánicas, los esclavos de la clase trabajadora se alejan, día tras día, alienados, dentro de los vientres de máquinas demoníacas que mantienen a la ciudad en lo alto sin problemas para las clases altas. Sin descansos ni un gramo de compasión, los trabajadores se esfuerzan por hacer turnos de 10 horas a la vez hasta que colapsan por el agotamiento y son reemplazados por la próxima ola de abejas obreras con el cerebro adormecido.

El conflicto dentro de la historia no es difícil de imaginar: el levantamiento es inminente y amenaza la totalidad del sistema social e incluso infraestructural de la ciudad.

“No puede haber comprensión entre las manos y el cerebro a menos que el corazón actúe como mediador”.

Esta fue la moraleja básica de la historia de Lang. Los trabajadores representaron las manos, tirando incansablemente de las palancas y girando las perillas para que el resto de la sociedad civilizada pueda cumplir con sus propios estándares más altos, manteniendo ese poder en sus propias manos, pero incapaz de realizarlo por completo. Jon Fredersen, el creador y gobernante de la ciudad, representa el cerebro: frívolo y completamente racional en su visión de la explotación de la clase baja. Si es eficiente, cumple con su propósito tecnológico. Pero ¿a qué precio? ¿Qué peligros conlleva?

Solo su hijo Freder, que está expuesto a los horrores de la vida en el inframundo cuando un día se escabulle en busca de María (la mujer de la que se enamora), es capaz de sentir compasión por sus hermanos y hermanas subterráneos. Y es él quién luchará para que ambas partes se unan en un acuerdo civilizado al desempeñar el papel de mediador (el corazón que conecta las manos y el cerebro).

El mito básico sobre el que se erige Metrópolis es el relato bíblico de la Torre de Babel, en el que los hombres se esforzaron por alcanzar la divinidad a través del progreso, tratando de construir la torre más alta que existe para alcanzar el reino de los cielos. Un proyecto tan ambicioso y divino que terminaría colapsando sobre ellos.

Entonces, ¿qué debemos hacer con esto y qué tiene que ver todo esto con el crecimiento creciente de la tecnología de (o machine translation, ) en la industria de la traducción?

En primer lugar, el lenguaje en sí tuvo un papel importante en el derrumbamiento de la Torre de Babel. Al parecer, Dios se sintió ofendido por la audacia de la humanidad al tratar de superarse esforzándose por alcanzar la divinidad. Así, a modo de castigo por su vanidad, el Señor confundió sus idiomas para que ninguno de ellos pudiera comunicarse, desatando tal caos y confusión sobre la ciudad que la torre misma y el proyecto completo se derrumbaron bajo sus pies como consecuencia directa de su ira divina. Los trabajadores, aún incapaces de comunicarse entre sí, se expandieron luego por la tierra, fundando sus propias culturas y civilizaciones. Esto explicaría nuestra diversidad cultural y lingüística global. Babel fue el principio, pero también podría haber sido el final.

A medida que los humanos luchamos por la perfección a través de la tecnología, a veces nos perdemos en el frenesí de jugar a Dios. ¿Por qué no es la Traducción Automática (o la Inteligencia Artificial) una simulación simplificada de la inteligencia humana en acción? ¿No nos estaremos esforzando en recrear un ser sensible, una especie de autómata, que podría pensar como un lingüista viviente mientras puede procesar información en unos pocos segundos? ¿Un ser o artilugio humanizado que podría trabajar durante horas y horas sin ningún tipo de nutrición o salario? Eso me suena muy parecido a Metrópolis.

Entonces, ¿estamos reeditando el mito de la Torre de Babel a propósito? ¿No nos ha enseñado nada la historia de Lang (o la de la Biblia)?

Incluso si esos días aún parecen lejanos en el futuro, todavía estamos viviendo al borde. Porque ya somos los mediadores de hoy, abriendo el camino entre los lingüistas que trabajan duro y los niños mimados del jardín del Edén.

Al menos por ahora, debemos ser el corazón entre las manos y el cerebro.

Etiquetas: