Los son algo curioso; cada uno de nosotros habla al menos uno. Sin embargo, algunas personas pueden hablar cinco. Según algunas investigaciones, existen alrededor de 7.000 en el mundo y que una pequeña cantidad de personas, unas 100.000, hablan la mayoría de esos , un 90%.

Como persona bilingüe que habla español e inglés de manera fluida, siempre admiré a las personas que pueden hablar más de varios idiomas. Como hablo ambos idiomas desde que era pequeña, nunca me pareció difícil el aprendizaje; de hecho, no recuerdo el proceso. Sin embargo, sí recuerdo cuando tomaba clases de francés en la escuela y no podría comprender el nuevo idioma. Es interesante, ya que el francés es una lengua romance y por ende es muy similar al español y al inglés. Entonces, ¿por qué hay personas que pueden aprender, retener y usar nuevos idiomas?

Conocidas como políglotas, estas son personas especiales que pueden hablar más de cuatro idiomas con mucha eficacia. Si bien la definición varía entre los que pueden leer, escribir y hablar varios idiomas (algunos pueden hablar mejor de lo que escriben, o tal vez no pueden escribir en absoluto), el término se utiliza muchas veces de manera intercambiable. Muchos han propuesto teorías sobre por qué algunos logran esta habilidad, pero no se ha comprobado ninguna de ella. Una popular se basa en el hecho de que algunas personas son muy buenas para aprender idiomas nuevos sencillamente porque tienen un fuerte deseo y pasión por aprenderlos. Además, está la idea de que si piensas que algo va a ser difícil (como en mi caso) entonces lo será y tendrás dificultades en realizarlo. Algunos científicos sostienen que la asimetría del cerebro, los genes e incluso los niveles hormonales pueden alterar la habilidad para sobresalir en los idiomas. De hecho, algunos concluyen en que ciertas áreas del cerebro son más amplias y más eficientes en quienes adquieren esta habilidad.

¿Conoces a alguien que hable más de tres o cuatro idiomas? ¿Admiras su incríble para hacerlo?

 

Traducción del original de Victoria V.

Etiquetas: