Aprender una lengua extranjera puede llegar a ser una tarea muy difícil y estresante, pero a la misma vez nos puede traer una gran cantidad de beneficios. Si una persona tiene muy poco conocimiento acerca de algunos elementos de los idiomas extranjeros, esto no será de gran ayuda para preparar la mente para comenzar a adquirir algunos conocimientos básicos de un nuevo idioma de forma rápida. Lo más recomendado para estudiar un idioma completamente nuevo es armarse de paciencia, organización y compromiso, sin lugar a dudas.

Existe el mito que dice que la mejor forma para aprender un idioma es mediante el método de inmersión. Este método particular consiste en viajar a un país extranjero para aprender el idioma como lengua nativa. La idea es sumergirse en el nuevo idioma y en la cultura del país al mismo tiempo y, de esta manera, aprender más rápido. Este método puede ayudarnos a involucrarnos en el idioma y la cultura de forma inmediata, sin embargo, hay que tener en cuenta que no estamos aprendiendo el idioma de forma apropiada ya que nos perdemos de investigar las reglas gramaticales o las formas de escribir en ese idioma. Es por eso que frecuentemente escuchamos a los extranjeros e inmigrantes de cierto país hablar con torpeza y cometer muchos errores gramaticales sin dominar el idioma por completo aunque hayan pasado años viviendo en ese lugar. Es muy importante procesar la información nueva con material formal, además de leer y realizar específicos relacionados con el idioma

Algunas personas tienen más habilidades que otras para dominar idiomas nuevos. Sin embargo nadie está exento de aprender un idioma extranjero rápidamente,  sólo que para eso hay que seleccionar el idioma correcto y la técnica adecuada. Es necesario sumergirse en el idioma, ya sea a través de clases o grupos de discusión, y también intentar algunos trucos tales como como escuchar el lenguaje y repetirlo en voz alta.

Algunos consejos:

Utilizar un libro de gramática para principiantes, escrito en el idioma que quiere aprender.

Empezar aprendiendo estructuras simples antes de pasar a estructuras más complicadas.

Comprar un bilingüe.

Tomar clases con un profesor especializado.

Escuchar música o ver películas habladas en el idioma que quiere aprender y practicar vocabulario.

Leer revistas, periódicos o libros para aumentar el vocabulario.

Hablar con .

Estos son tan solo algunos consejos. De más está decir que la voluntad de uno es lo más importante. Solo hay que animarse.

Etiquetas: