Un ejemplo maravilloso ilustra bien uno de los mitos más antiguos sobre los problemas que pueden surgir al intentar traducir un texto con un sistema automático. La versión en inglés de la oración bíblica “El espíritu está dispuesto, pero la carne es débil” se tradujo al ruso de manera automática y luego se volvió a traducir al inglés. El resultado fue “El vodka es bueno, pero la carne está podrida”. ¡Genial!

Me encantó esta historia desde el momento en que la escuché, hace muchos años. Si creemos en Wikipedia, el problema surgió 100% en la traducción del ruso al inglés (no sé nada de ruso, pero puedo hacer coincidir los caracteres en Wikipedia y en Google).

Pero, como dije, esta historia se conoce desde hace muchos años. Y la tecnología de la traducción automática ha avanzado un largo camino desde entonces. El Traductor de Google ya no cae en esta trampa singular. De hecho, es difícil jugar a este juego con el Traductor de Google y obtener oraciones que nos hagan reír. Al traducir la oración anterior al chino y luego a la inversa, obtenemos “De hecho, es difícil jugar a este juego de Google Translate y obtener la sentencia, por lo que nos reímos”.

Si ha leído nuestro artículo sobre , ya sabe que hay en las traducciones, que son típicos de la traducción automática. En el ejemplo anterior, “obtener la sentencia, por lo que nos reímos” es un fragmento sin sentido que ningún ser humano se atrevería a escribir. Entonces, ¿por qué insistir en usar un sistema automático para traducir documentos? Una de las razones principales es que la traducción automática seguida de una postedición detallada suele llevar mucho menos tiempo que traducir de cero, y los resultados son de calidad similar.

Aunque la tecnología de la traducción automática seguramente seguirá avanzando (está en su etapa temprana en la actualidad), dudo que alguna vez será posible omitir el paso de postedición si queremos obtener documentos con correcto y preciso.

Si desea explorar las posibilidades que ofrece esta nueva tecnología, no dude enviarnos su pedido a Servicios de Traducción.

 

Traducción del original de Pablo A

Etiquetas: