The Global Language Monitor, que nació de las cenizas de yourdictionary.com, se centra en las tendencias del uso de los , principalmente mediante automáticas de algoritmos de en la Web. Las últimas novedades del sitio (y se darán cuenta, si visitan el sitio, que la mayoría de las “novedades” de la página de inicio son artículos donde se menciona GLM) incluyen el hecho de que el pronto creará su millonésima .

La cantidad aún carece de la verificación de una fuente de mayor prestigio, pero en su última edición, la versión de 1989 del Oxford de Inglés en versión completa (un buen punto de inicio) enumeraba un total de 231.100 “ principales”. Si sumamos las obsoletas y falaces, además de las remisiones, el total asciende a 291.500. Estoy totalmente de acuerdo en que Internet y la tecnología en general han potenciado la creación de nuevas palabras y , a pesar de que muchas sean “obsoletas” o “falaces” mucho antes de su creación (nadie en 1989 sabría qué es la “Obamamania” y nadie en 2009 o en lo sucesivo usaría la palabra con frecuencia). Entonces, la palabra “Obamamania”, ¿debería estar incluida en la lista? La cuestión es un poco confusa. Además, dado que estos “bots” (esa palabra también es de reciente creación…) seleccionan prácticamente cualquier palabra que aparece en línea y la cuentan, entonces informar que George W. Bush se confundió al hablar y dijo “misunderestimate” implica que “misunderestimate” ya forma parte de una de las palabras del millón, ¿no? No me gusta ese sistema. El informe también detalla que los y los se desglosan en diferentes formatos: be, is, are, was, were, etc. se contabilizan por separado. Esto es “double-dipping” [jugar a dos puntas] (considero que es una acepción más que aceptable).

Resumiendo, un millón es una cantidad DESCOMUNAL… inconcebible. A continuación les comento algunas estadísticas para que recuerden:
El con el cual trabajó Shakespeare: 17-30.000
El vocabulario de una persona promedio: 10.000
Cantidad de “vocabularios promedio” en un millón: 100

Conclusión: esta cuestión de tener un millón de palabras en inglés, independientemente de las influencias de los idiomas y la tecnología, es falaz. Pero ahora GLM tiene todavía más publicidad, entonces parece ser que al menos se logró uno de los objetivos.

Etiquetas: