Si no está planeando aprender ruso ni en aprenderlo rápido, esta temporada de fiestas es el momento perfecto para disfrutar de un poco de la literatura rusa clásica, al estilo del idioma Inglés, traído a usted por los traductores de renombre Richard Pevear y Larissa Volokhonsky.
Mi primer clásico ruso fue Crimen y Castigo, traducido por la pareja residente en Paris cuyos nombres eran desconocidos para mí en ese entonces. Mi experiencia con la obra maestra de Dostoyevsky fue inolvidable, y siendo alguien que leyó traducciones más bien aproximadas del idioma ruso al español y al inglés, puedo atribuir eso a la experiencia de Pevear y Volokhonsky.
No hay necesidad de decir que las mentes ingeniosas detrás de las lecturas más deliciosas (Guerra y paz, Los hermanos Karamazov, Memorias del subsuelo, Las almas muertas, todas y cada una de las historias de Chekhov) son los propios autores. He leído unas cuantas disputas publicadas en línea sobre la fama de los traductores y la exageración creada alrededor de sus versiones al idioma inglés. Nos puede gustar su estilo o no, y estar a favor o en contra de apartarse de las traducciones literales para crear un libro más “legible” y accesible. Lo que es indiscutible son los beneficios inmediatos que vienen de la importancia dada por la pareja a lo polifónico en estos clásicos; la literatura rusa se encuentra una vez más a la altura de las discusiones literarias y las formas para hacerle frente a la imposible tarea de proporcionarle al lector, que no habla ruso, una versión lingüísticamente fiel de cualquier clásico ruso, se están contemplando con frecuencia.
Estas no son traducciones con fines específicos; han sido ampliamente leídas, ampliamente utilizadas e irrevocablemente preciadas. Mientras que eso pueda no borrar la fidelidad de la antigüedad contra el debate de la maleabilidad, demuestra que una gama más amplia de la accesibilidad de los clásicos antes mencionados no pasa desapercibida por los lectores hambrientos, especialmente si hablan sólo uno, dos o tres idiomas y ninguno de ellos es ruso.

Etiquetas: