Sobre la animal todavía hay mucho que aprender. Pero algo de lo que podemos estar seguros es que el lenguaje, en sus muchas variantes y formas, existe en todo el reino animal.

Sin embargo, siguiendo nuestras publicaciones anteriores, concentrémonos en nuestros compañeros caninos. Cuando se trata de comunicación, los tienen un lenguaje muy específico para expresar si están contentos, emocionados o molestos cuando se encuentran con otros . El ladrido es una forma de expresarse. El tono les permite saber a otros qué está pasando, ya sea que el perro quiera jugar o ladre en tono amenazador. Pero también los gestos corporales, como mover la cola (los dueños de pueden reconocer cuándo significa “aléjate” o “me alegro de verte”) o acostarse boca arriba, pueden comunicar a otros sepan cuáles son las intenciones de su perro . Así es como interactúan, así es como se comunican.

La comunicación son señales que envían, que pueden ser muy útiles al interactuar con un perro o con el dueño de un perro que tiene un impedimento auditivo o del habla. Incluso se podría decir que es una especie de perruno. Tanto la persona como el perro en esta situación son capaces de entenderlo. Como contraparte, un perro sordo, aunque no pueda leer los labios, podrá leer el lenguaje corporal y, sin duda, entender órdenes impartidas por señas.

Como hemos mencionado en publicaciones anteriores con respecto a la comunicación canina, los comandos de voz deben ser muy específicos. Debido a que los perros entienden el tono y la entonación, una especie de “prosodia canina”, así como algunas palabras, que se aprenden a través del entrenamiento y la repetición, pueden saber lo que les pedimos que hagan. Pero, por otro lado, el lenguaje de señas puede ser igual o más efectivo que el verbal.

De nuevo, esto requiere paciencia y repetición. Imagine una situación en la que una persona con un impedimento en el habla quiere tener un perro. ¿Esta persona podría de entrenar a un perro? ¡Absolutamente! Si el dueño del perro no puede “llamar” al perro, hay diferentes recursos disponibles. Silbidos, chasquidos o incluso palmas resuelven el problema. Una vez que el perro le preste atención, puede comenzar a dar órdenes con la mano. En el caso de que el perro sea el que tiene un impedimento auditivo, no es aconsejable dejar que el perro corra libre, es mejor que se quede junto al dueño o a una distancia corta.

Un estudio realizado en Italia evaluó a un grupo de perros a quienes se les dieron señales verbales y con la mano, y se demostró que el 99% de los perros en el estudio respondieron de manera más eficaz a las órdenes dadas con señales con las manos. Y esto no es difícil de creer, ya que, como mencionamos al principio, los perros usan el lenguaje corporal para comunicarse entre ellos porque se expresa más que con un ladrido con diferentes tonos.

El lenguaje corporal y las señas con las manos son la mejor forma de comunicarse con su perro. Y, con suerte, esto ayudará a derribar el mito de que los seres humanos y/o los con discapacidad auditiva no pueden ser compañeros entre sí.

Etiquetas: