En una entrada anterior, hablamos sobre el tiempo y el profesionalismo en relación con la calidad de las traducciones. Pero también mencionamos la funcionalidad, la usabilidad y el . Esta vez, vamos a hablar de estos tres conceptos.

Ya dijimos que el traductor debe tener conocimientos léxicos y de mundo que le permitan adaptar el texto con el que trabaja para que este sea funcional y cumpla con su objetivo cuando llegue al público de destino. Para que esto suceda, debemos trabajar con traductores profesionales que dediquen el tiempo necesario y entreguen un producto de . Pero, ¿por qué alguien no elegiría la calidad?

En mi opinión, el único motivo para que alguien no elija la calidad es la necesidad de achicar costos, motivo que las empresas suelen esconderse detrás de la excusa de la : “el material es para uso interno”, “lo van a usar los empleados como material de referencia” o “se lo traduce solo por una cuestión legal, porque debe constar en los archivos”.

Creo que la única excusa válida podría llegar a ser la última, porque se supone que nadie va a leer los documentos en detalle. Pero ¿qué pasa si un día necesitan realmente leer esos archivos con urgencia y no logran entenderlos? O, peor, si se los interpreta de manera incorrecta. Está claro que el costo de volver a traducir todos esos documentos sería aún mayor, y ni hablar del tiempo que llevaría.

Además, debemos tener en cuenta que un sitio web, un informe financiero, las políticas de la empresa o un manual del empleado son nuestra carta de presentación al mundo. Solemos enfocarnos en lo que ven los , pero nuestros socios y empleados son igual de importantes. Son quienes trabajan codo a codo con nosotros para satisfacer las demandas de los clientes, y se merecen el mismo respeto.

La de nuestros textos es de vital importancia, en definitiva, es el aspecto que nos ayudará a cumplir nuestros objetivos de vender productos a nuestros clientes, persuadir a nuestros inversores o instruir a nuestros empleados. ¿Funcionalidad y calidad? ¿O costo y usabilidad? No deberíamos pensarlo dos veces a la hora de encargar una traducción.

En trabajamos con traductores profesionales que cuentan con todas las herramientas para entregarle un texto funcional y de calidad. Pero sabemos adaptarnos y entender las necesidades de nuestros clientes, y lo ayudaremos a obtener el producto que necesita y en el tiempo que lo necesita.

Etiquetas: