Durante muchos años he conocido a muchos amigos de distintos países que se han interesado en estudiar como lengua extranjera, tanto en sus ciudades de origen como también en y . Siendo ésta mi lengua madre y teniendo yo también interés en otros idiomas, siempre me gustó ayudarles a aprender . Con varios amigos hice “tándem”, o sea, intercambio entre sus idiomas y el mío.

Es innegable que el español es uno de los idiomas más importantes a nivel mundial, con un vocabulario sumamente rico y específico, y con expresiones tan románticas como divertidas para muchos. Pero aprenderlo como idioma extranjero es difícil, muy difícil. ¿Por qué? Bueno, estos son los testimonios de cuatro de mis amigos explicando qué cosas fueron las que más les costaron aprender y entender:

Andreas (Alemania)
Siempre quise aprender español para poder viajar por toda Latinoamérica y poder hacerme entender, pero al principio lo que más me costaba era comprender la diferencia entre los verbos “ser” y “estar”, que en mi idioma son el mismo verbo (“sein”). Y la gente se reía cuando decía cosas como “soy muy cansado” o “estoy el hijo mayor de mi familia”.

En español, “ser” se refiere a un estado general o por tiempo indefinido como “soy feliz”, “soy médico”, “somos europeos”; mientras que “estar” es más bien un estado o ubicación actual como “estoy cansado”, “ella está estudiando”, “el perro está en la casa”.


Mounir (Francia)

Estudié español en España por tres años y luego viajé a y después viví unos años en Argentina. Ni en un país ni en el otro entendía nada al principio, los acentos y la jerga local de cada país eran sorprendentemente distintos, pensé que sería más fácil. Cuando volví a España mis amigos se burlaban por mi nuevo acento argentino. Pero más allá del vocabulario propio de cada lugar, lo que más dificultades me trajeron fueron los tiempos verbales, sobre todos los pretéritos y sus variaciones. No conozco otro idioma con tantos tiempos verbales.

Es así tal cual, los tiempos verbales en español y todas sus conjugaciones son un desafío para aprender y recordar en qué caso se usa cada uno. ¡Paciencia!

Angie (Estados Unidos)
En la escuela me enseñaron español, y en mi ciudad hay muchos hispanohablantes, pero empecé a aprender de verdad cuando terminé la universidad y tomé clases particulares. ¿Qué es lo más complicado para mí? ¡El ! Aun no se bien para qué sirve. Pero no entiendo por qué se dice “espero que vayas a la fiesta” en vez de “espero que vas a la fiesta”. El inglés no tiene estas cosas.

El subjuntivo es un modo verbal que se refiere a un proceso o una acción como una posibilidad futura o un deseo, por ejemplo, “no creo que tengamos problemas”, “ojalá que llueva pronto”, etc.

Karin (Suecia)
¡Me encanta hablar en español! Pero al principio no me gustaba, las conjugaciones verbales eran demasiado para mí, y también el hecho de tener que saber de memoria el género de todas las palabras, femeninas o masculinas. ¡Y luego se contradicen! Por ejemplo, en singular se dice “el águila”, pero en plural “las águilas”. Me matan esas cosas.  Después de varios años me acostumbré y ahora tengo más confianza en mí misma. Además me gusta que las palabras se pronuncien tal cual se escriben, eso es un alivio. Aunque las tildes en las palabras me siguen complicando a veces.”

En español se intenta evitar que dos vocales iguales se junten entre palabra y palabra, y una forma de lograr esto es cambiando el género. Por ejemplo, “agua” debería ser femenina, pero para no decir “la_agua” se cambia el género y es “el agua”, pero su forma plural recupera su género femenino, “las aguas”, ya que la “s” evita que las dos “a” queden juntas.

Cada idioma tiene sus encantos y desafíos. El español es una lengua que requiere mucho aprendizaje y práctica, pero realmente vale la pena. Pero si usted necesita una traducción o una interpretación profesional antes de que usted mismo domine bien el idioma, cuente siempre con la ayuda de Trusted Translations para resolver todas sus necesidades lingüísticas, tanto con el español como con cualquier otro idioma.

Etiquetas: