23221911.thb_-93x300¿Han oído sobre el automóvil que no arranca? Según la leyenda, una importante compañía automotriz quería introducir una nueva línea llamada Nova al mercado latinoamericano. Lo peor fue que la compañía pasó por alto las diferencias idiomáticas, en español “nova” suena como “no va”. Aunque en realidad “no va” en español no es la forma típica de describir un automóvil que no funciona. Esta historia se suele contar como una anécdota divertida de cómo las corporaciones multinacionales no se dan cuenta de que una simple palabra que es pasada por alto puede arruinar un producto entero.

Hay muchos ejemplos similares. Otra historia conocida es la de los bolígrafos Parker. Tradujeron el slogan de esta manera: No goteará en tu bolsillo ni te embarazará. Pronto se dieron cuenta de que el significado de “embarazar” en español es diferente de “to embarrass”. En este caso, los traductores no realizaron su trabajo correctamente y probablemente no hubo un editor que pudiera detectar con facilidad este error “embarazoso”.

Estas historias, sean o no verdad, nos llevan a la misma conclusión: No escatimen en gastos de traducción. Asegúrense de usar una empresa de traducciones con trayectoria que garantice resultados y calidad. Confíe en Trusted Translations y no dude en contactarnos para pedir una cotización gratis.

 

Versión en inglés: How translations can ruin your marketing efforts