Una vez más, todo el mundo se entusiasma con la Copa América. Durante el mes de junio, los ojos de los latinoamericanos fanáticos del fútbol (aunque, como la Copa se juega en los Estados Unidos, quizá podríamos tomarnos la licencia de decir soccer) se concentrarán en el segundo torneo de fútbol más importante del continente (el primero es la Copa Mundial, por supuesto).

Veremos una variedad de equipos, algunos mejores que otros, pero muchos tendrán algo en común: la mayoría de las selecciones nacionales que participan en el torneo pertenecen a países de habla hispana. Entonces, se imaginarán que los espectadores escuchan a los comentaristas de radio y televisión latinoamericanos relatando los partidos con su característico entusiasmo cada vez que alguien hace un gol. También esperarán escuchar comentarios sobre el partido, las reglas y las jugadas con términos ciento por ciento en español. Pero no es exactamente así.

Los hispanoparlantes están acostumbrados a tomar palabras prestadas del inglés sin importar el contexto, sobre todo, si se trata de deportes. Y ahora que la Copa se juega en los Estados Unidos, el uso de será más evidente que nunca. La mayoría de los latinoamericanos no están en contra de los de otros idiomas; están tan acostumbrados a escucharlos cada vez que miran un juego o el segmento de noticias deportivas que ya son parte del habla cotidiana. Incluso han tomado algunas de esas palabras y las han adaptado al español, una acción cada vez más aceptada por la Real Academia Española (RAE). La visión de la RAE acerca de los cambios y las adiciones a la lengua española suele ser estricta, sin embargo, poco a poco, está sucumbiendo a la modernización del lenguaje.

Entonces, la pregunta es, si los hispanoparlantes escuchan a comentaristas y presentadores de noticias que también hablan español, ¿por qué usan terminología prestada? La respuesta es simple: el fútbol nació en Inglaterra y, por lo tanto, también sus términos. Algunos ejemplos son palabras como corner (o corner kick), que se adaptó como córner, aunque los más puristas quizá prefieran decir tiro de esquina. También es posible escuchar offside (sin ningún cambio), aunque algunos prefieren decir fuera de lugar o adelantado. Otro término muy común en Latinoamérica es faul (foul en inglés), que también se puede traducir como falta o infracción. Y, finalmente, un favorito de muchos: hat-trick (cuando un jugador marca tres goles en un partido, o más) también se usa sin ningún cambio en español, en este caso, los puristas pueden preferir triplete.

También debemos destacar que, al organizar la Copa América Centenario, el espectáculo de fútbol más grande realizado en el país desde la Copa Mundial 1994, los Estados Unidos están tratando de crear un ambiente de Copa Mundial. Quieren mostrarle al mundo que, aunque perdieron la posibilidad de ser los anfitriones de la Copa Mundial 2022, están listos para organizar otro gran evento futbolístico. Así que, prepárense, porque la terminología futbolística en inglés ha estado con nosotros durante bastante tiempo, y seguiremos tomando más términos prestados.

Quizá no importe qué palabras usen para describir lo que pasa durante un partido de fútbol. Incluso si sus equipos no ganan, pueden mirar, alentar y celebrar el juego en cualquier idioma.

Etiquetas: