Un panorama más común de lo esperado, es en el que se encuentran algunos de nuestros clientes, al verse en la duda de o de nuevo un documento (artículo, página web,  o documento legal) que no satisfizo sus en el primer intento.

Esta situación puede ser la consecuencia de haber utilizado una agencia poco profesional, o de haber necesitado la traducción en un apuro. Sin embargo, ahora que la emergencia ha pasado, se revisa el resultado de esa prisa, y decididamente no alcanza los estándares de que se hubiera preferido alcanzar. Entonces, ¿qué es más conveniente? Pedir a una nueva agencia que trabaje sobre la producción inicial de la otra agencia, o que directamente se abogue a una nueva traducción, en la que se llegue finalmente a la calidad que se esperaba alcanzar desde un comienzo.

Cada situación tiene, como podemos advertir, sus pros y contras. Por ejemplo, si se atinó a presentar un , o al menos una lista de palabras preferenciales en la primera instancia (sobre todo en traducciones técnicas o de contenido cultural), este conocimiento es valioso y debe sostenerse en la versión final. Se corre el riesgo en el segundo intento de que estas preferencias sean olvidadas o perdidas y en este caso, convendría más hacer una edición a la traducción inicial, que tomar la libertad de crear el nuevo texto de cero.

Al mismo tiempo, si la calidad no fue aceptada en la primera versión o si hay muchas oportunidades para mejorarla, no debería haber duda de que lo más adecuado sería re-hacer la traducción de cero. De esta manera también nos estaremos asegurando de no arrastrar ningún error (de carácter ortográfico o sintáctico) que se haya cometido e ignorado en la primera presentación.

Trusted Translations se encarga de mantener sus estándares de calidad al exponer cada uno de sus proyectos a –al menos- 3 procesos: traducción, edición y revisión.

¡Pida una cotización a nuestros representantes de ventas, quienes estarán más que felices de ayudarle!

Etiquetas: