Archivo del Blog

¿Se puede negociar la calidad?

Funcionalidad, usabilidad, tiempo, costo y profesionalismo son algunas de las palabras que más se mencionan en el debate sobre la calidad de las traducciones. Pero la verdadera cuestión es: ¿se puede negociar la calidad? Si necesitáramos someternos a una cirugía de alta complejidad, buscaríamos al mejor profesional que esté a nuestro alcance. Puede que dispongamos […]

Etiquetas:

Guerras de traducción

Vivimos en tiempos exigentes, corriendo al ritmo de un reloj tirano que marca su propio ritmo y velocidad. En un mundo cada vez más interconectado, donde la información puede surgir desde un punto del planeta y transmitirse a otro en cuestión de segundos, el tiempo siempre es esencial, simplemente porque se convierte en una posibilidad […]

Etiquetas:

¿Cómo han cambiado los estándares de calidad en traducciones?

En la vía pública, especialmente en los avisos y carteles de aeropuertos y sitios turísticos, se puede observar traducciones de distintas calidades. Algunos son calcos malogrados del idioma original, como por ejemplo la filas para Diplomatics en los aeropuertos, donde debería leerse Diplomats. Otros son errores inofensivos y graciosos, como este cartel en China. En otras épocas, estos […]

Etiquetas:

Cinco puntos que los clientes deben considerar cuando piden una cotización

Recibimos muchos pedidos de cotización por día y los documentos varían entre certificados de nacimiento, presentaciones de Power Point, documentos legales y manuales muy técnicos. Es muy importante saber la necesidad primordial exacta que el cliente tiene para poder brindar una cotización adecuada. Las tres necesidades más comunes son: tiempo, costo y calidad. 1.) Si […]

Etiquetas:

El tiempo y la traducción…

Hoy en día, ya sea en el mundo de la traducción o en cualquier otro, el tiempo siempre apremia… Siempre venimos demorados, siempre llegamos tarde y siempre nos falta tiempo. Algo tan absoluto y tan relativo a la vez… Muchas veces intentamos “comprar” tiempo y podríamos “pagar” tiempo también. Y otras veces, simplemente, ninguna moneda […]

Etiquetas: