¿Alguna vez se ha detenido a pensar en cómo se muestra el texto que lee en la pantalla de la computadora? Probablemente no. Probablemente tiene asuntos más urgentes para atender. Por lo que le importa, puede hasta ser magia. Pero la verdad es que ha llegado hasta aquí siguiendo un rastro de caracteres, uno tras otro, para llegar a este lugar de la página. De hecho 393, que incluyen dos retornos de carro de fin de párrafo. Sí, lo que parece un espacio en blanco también es un carácter en una larga cadena. Trate de imaginarse cómo se vería este texto si no hubiera saltos de línea: ¡cinta de teletipo literaria!

La forma en que los procesadores de texto unen el texto sin formato es bastante complicada, especialmente cuando se desea agregar imágenes y elementos de a sus documentos. Por supuesto, no es imposible de manipular. Si tiene la edad suficiente como para recordar Telnet y BBS (Sistemas de tablón de anuncios), puede que recuerde los animados sprites, ocultos entre las aparentemente simples líneas de texto. Esto se conocía como (American Standard Code of Information Interchange), y oscilaban desde imágenes simples tales como este (^ – ^) oo (^ – ^) a intrincadas obras de arte. Sin embargo, esta forma de expresión es difícilmente corriente, y apenas apropiada para las comunicaciones comerciales cotidianas.

Definir la disposición de un documento usando un procesador de texto no es muy diferente de intentar crear imágenes usando caracteres de tipo. Digamos que desea colocar una casilla de verificación en el lado derecho del documento, a la misma altura que un bloque de texto. ¿Presionaría la “barra de espacio” 30 veces para empujarlo allí? ¿Qué sucede si usted tiene que cambiar el texto que está arriba o abajo? Su texto se interrumpirá y tendrá poco control sobre la manera en que su procesador de texto realiza el salto de línea. Esta definitivamente no es la herramienta adecuada para el trabajo.

Afortunadamente, existen muchas herramientas y estándares para crear diseños de documentos y aplicarles conceptos de diseño gráfico. Aplicaciones como Publisher, InDesign y Scribus, por nombrar sólo algunas, permiten a los usuarios manipular la posición y el aspecto del texto y la imagen en una página. Incluso son capaces de producir diseños para publicaciones vinculadas, como libros y revistas.

Las aplicaciones de diseño gráfico han existido desde la década de 1980 y a medida que llegan a la madurez, parece que serán tan ubicuas como los procesadores de texto han sido durante las últimas dos décadas. Esta nueva disciplina se conoce como , y se espera que pronto todo el mundo sepa cómo aplicarla. Este es un fenómeno global, y por lo tanto las agencias de traducción tienen que pasar a la vanguardia de la prestación de servicios expertos en Desktop Publishing. Al procesar innumerables documentos diariamente en casi todos los idiomas del mundo, tuvimos que adaptarnos rápidamente para enfrentar este desafío. Ahora, nuestra experiencia está a su disposición.

Etiquetas: