Hace unos cuantos meses, una adorable conocida mía que quiere ser , me preguntó si necesitaba un título para tener éxito como intérprete judicial. No habíamos pensado en esto realmente, ya que la universidad es un paso tan natural en la vida de la mayoría de los profesionales, pero la pregunta es más que válida y merece un poco más de reflexión. La respuesta es un poco más complicada de lo que parece; pero, básicamente, diríamos que la respuesta sería: ¡Sí! Probablemente debería tener un título para asegurarse de estar en la mejor posición competitiva posible. La respuesta larga sería: depende… déjeme explicarle un poco al respecto.

La traducción y la son industrias muy competitivas, y según lo revelan algunas encuestas (no hay muchas sobre este tema, en realidad), la gran mayoría de los traductores e intérpretes cuentan con al menos una licenciatura, pero muchos tienen estudios avanzados, incluso doctorados. Sin embargo, y especialmente en los EE. UU., estos títulos no son necesariamente en traducción e , sino en otros campos.

¿Es un título estrictamente necesario para trabajar como traductor o intérprete? No, no lo es. La nuestra es una industria poco regulada y no hay pautas educativas firmes, a diferencia de los abogados, por ejemplo, quienes necesitan tener un Doctorado en Leyes (o una Maestría en Leyes, si vienen de otro país) para poder rendir el examen de la Facultad de Leyes. No es así para los traductores y los intérpretes.

La realidad es que son pocos los trabajos profesionales en esta economía que están abiertos a contratar personal que no cuente con un grado universitario, para bien o para mal. Los principiantes en una profesión tienen que competir con colegas que podrían tener más de 20 años de experiencia y que cuentan con títulos de posgrado; por lo que a cualquier principiante se le aconseja obtener toda la educación formal a su alcance, como sea posible. Si bien no es imposible tener éxito en este negocio sin tener un título universitario, es algo poco frecuente, además de ser una ardua batalla.

En pocas palabras, creemos que con el fin de ser competitivos en nuestro sector, todo principiante deberá tener un título universitario en algún campo. No queremos decir que usted no tendrá éxito sin uno, pero las posibilidades de éxito son generalmente más altas si cuenta con un título universitario.

Etiquetas: