Los archivos han cobrado muchísima popularidad en estos últimos años ya que son el tipo de documentos ideales para un rápido intercambio y fácil visualización. Se pueden exportar desde casi cualquier tipo de herramienta gráfica o procesador de texto, desde Photoshop, Illustrator e InDesign hasta Word y PowerPoint, solo para mencionar algunos.

Las siglas PDF significan “Portable Document Format”, o sea “Formato de documento portable”. Son archivos que en general ocupan muy poco espacio en el disco duro y por eso se pueden enviar con facilidad. Además no hace falta adjuntar las fuentes, imágenes y demás elementos al documento, el archivo PDF toma todas las partes como un todo y muestra el contenido tal cual donde sea que se lo visualice. Es ideal para enviar textos en lenguas con caracteres y símbolos distintos a los que tenemos instalados en nuestra computadora, y además mantiene intacto el formato y estilo del documento.

Pero este tipo de archivo es también un arma de doble filo, por un lado tiene todas las ventajas recién descritas, pero tiene una característica que pueden llegar a ser una complicación: no son editables. Y esto, en el área de las traducciones, es algo que suele ser sinónimo de demoras y costos adicionales a la hora de preparar un proyecto.

Cuando un cliente envía documentos en formato PDF para solicitar una cotización o avanzar con su traducción, una de las primeras cosas que se le pregunta es si tiene el archivo original, o sea desde donde se lo exportó como PDF. De esta manera se podría empezar a trabajar directamente sobre el archivo, pero si no se tienen los originales se debe proceder a la conversión del PDF de vuelta a su formato de origen, o a cualquier otro formato editable que el cliente prefiera. Entonces se le añade un paso de pre-DTP () al archivo para poder usar su texto para traducir. El tiempo que dura este proceso depende de la extensión y complejidad del archivo.

Entonces, siempre que uno recibe un documento en formato PDF que pueda llegar a requerir ser traducido o manipulado de alguna manera, siempre es una muy buena idea pedir el archivo original junto a él para acortar tiempos y abaratar costos.

Para más información sobre traducciones de , no duden en visitar este link donde encontrarán la descripción y las características de este proceso.

Etiquetas:

1 Comentario » for PDF (Peligro, Doble Filo)
  1. Dante Cerna dice:

    Los formatos PDF tampoco tiene conteo de palabras por lo que efectuar una cotización toma mas tiempo.
    Vuestro articulo es muy interesante. Gracias