También se debe usar mayúscula en forma obligatoria en los siguientes casos:
–    los artículos, sustantivos y adjetivos que forman parte del nombre propio: Ciudad de México, Ciudad Juárez, Río de la Plata, El Salvador, Península Ibérica, Picos de Europa, Puerto Iguazú, Sierra Nevada;
–    los títulos profesionales, los tratamientos, las palabras que expresan orden público o un cargo importante cuando no van acompañados del nombre: Rey, Príncipe, Senador, Diputado, Juez, Magistrado, Ministro, General, Jefe, Gobernador, Director, Intendente, Secretario, Doctor, Gerente, Licenciada, Presidente, Profesor, Señor, Señorita, Estado, Gobierno, República, Justicia;
–    las abreviaturas correspondientes a títulos profesionales: Dr., Gral., Prof., Srta.;
–    la primera palabra del título de obras literarias, de investigación, musicales y de programas televisivos: Diccionario panhispánico de dudas; también se pueden escribir en mayúscula los sustantivos y adjetivos que componen el título de cualquier obra y de cualquier programa de radio o de televisión: Diccionario Panhispánico de Dudas, salvo que el título sea muy extenso; en este caso, se recomienda el uso de la mayúscula sólo en la palabra inicial;
–    los sustantivos y los adjetivos que componen el nombre de una institución, de un cuerpo, de un establecimiento, de organismos oficiales: Supremo Tribunal de Justicia, Museo Nacional de Bellas Artes, Archivo Histórico Nacional, Biblioteca Nacional, Partido Republicano, Café de los Angelitos;
–    la numeración romana cuando acompaña palabras que comienzan con mayúscula: Juan Carlos I, Tomo IV, V Congreso de Cardiología;
–    la primera voz en las denominaciones científicas de animales y de plantas (en latín) y después de las palabras “orden” o “familia” en los grupos zoológicos y botánicos clasificados: Pimpinella anisum, ‘anís verde’, estudia el orden Roedores y la familia Fanerógamas;
–    nombres de facultades, departamentos y disciplinas académicas: Facultad de Humanidades; Ciencias Exactas; Departamento de Ventas;
–    denominaciones de cursos, congresos, jornadas: Feria Internacional del Libro, Congreso de Literatura Argentina, Primeras Jornadas Internacionales de Derecho;
–    nombres de documentos oficiales o históricos: Conferencia de Yalta, Declaración Universal de los Derechos Humanos, Ley de Educación Nacional;
–    las denominaciones oficiales de partidos políticos, agrupaciones y asociaciones: Partido Conservador, Asociación Argentina de Traductores e Intérpretes, Grupo Clarín, Grupo Editorial Planeta;
–    los sustantivos abstractos personificados: el Amor, la Patria, don Pueblo;
–    los nombres de dioses y de personajes de la Mitología: Afrodita, Apolo, Cronos, Júpiter, Zeus;
–    los nombres de las dinastías: los Austrias, la dinastía Ming;
–    los nombres comunes que representan nombres propios: la Ciudad Eterna (Roma), el Apóstol (Santiago), el Sabio (Salomón);
–    los nombres y adjetivos de las constelaciones, de las galaxias y de las estrellas: Cruz del Sur, Estrella Polar, Osa Menor, Vía Láctea;
–    las palabras “Luna” (y las fases de la Luna: “Luna Nueva”) y “Sol” cuando se nombra con ellas a los astros y el sintagma “Sistema Solar”;
–    los nombres de los planetas: Tierra;

(continúa)

Etiquetas: