Uno de los servicios que las agencias de localización ofrecen es el de transcripción, el cual consiste en pasar a texto escrito un audio, ya sea de un archivo de audio simple como WAV o MP3 así como también desde un archivo de video como AVI, MP4, etc. Los usos de las distintas transcripciones pueden ser utilizados como archivo, para su posterior traducción, para grabaciones de voz, para usar de evidencia en un juicio o caso policial, y muchas cosas más.

En el mejor de los casos se escucha a una o múltiples personas hablando claramente y en el mismo idioma, de a uno y de forma pausada, facilitándole de esta manera la tarea a la persona encargada de la . Eso sería lo ideal. Por lo general también se usan las marcas de tiempo (o “time stamps”) para indicar en que momento preciso del audio se dice algo. También suelen incluirse aclaraciones de lo que pasa o se escucha en el trasfondo, como risas, tos, ruido ambiental, etc.

Una típica transcripción se ve así:

00:00
Entrevistador: Buenos días, mi nombre es Roberto y estaré dirigiendo esta entrevista.

00:05
Entrevistado: Hola Roberto, mi nombre es Carlos, es un gusto conocerte. Estoy un poco nervioso, admito [risa].

00:11
Entrevistador: [sonriendo] Tranquilo Carlos, esta conversación es una simple formalidad, ya hemos visto tu CV y estamos convencidos de tu experiencia y aptitudes.

Hasta ahora ésta sería una transcripción de un audio fácil de entender y seguir, pero como siempre en la vida, pueden aparecer complicaciones como las siguientes:

  1. Ruido ambiental: Ya sea el sonido del tráfico, sirenas, otras personas hablando o gritando en el fondo, viento fuerte, o cualquier sonido que compita con las voces protagonistas del audio. Esto demora el tiempo de transcripción. En casos extremos, cuando es imposible entender alguna parte del audio se lo marca con [inaudible] o [inentendible].
  2. Voces en otros idiomas: Muchas veces en la conversación participan personas que hablan otra(s) lengua(s), como por ejemplo una entrevista o reportaje en un idioma a alguien que habla otro, y se suma un intérprete para traducir al entrevistado. Para esta transcripción se necesitan recursos que hablen estos idiomas.
  3. Acentos fuertes o jergas: Tal vez un audio esté en un solo idioma, pero a veces el acento del que habla, o incluso su propia jerga puede ser un verdadero desafío para el que debe transcribirlo. Cuanto más neutro es un acento o vocabulario, mejor.
  4. Velocidad de la conversación o volumen de la voz: Es simple – si se habla demasiado rápido, más difícil será la transcripción. Lo mismo pasa cuando se habla con una voz muy baja que dificulta su comprensión.

En Trusted Translations conocemos muy bien todas las problemáticas que este tipo de tarea pueden traer consigo, es por eso que disponemos de recursos sumamente experimentados, ¡y con un gran oído!, para completar satisfactoriamente estos proyectos.

Etiquetas: